23 abr. 2024

La Cancillería duerme la siesta

Por Adrián Cattivelli – adrian-cattivelli@uhora.com.py

No es fácil comprender los motivos por los cuales, en un mundo globalizado y de creciente interdependencia, un gobierno como el paraguayo se tome tanto tiempo para designar nuevos embajadores, fundamentalmente en tres destinos claves para la promoción de los intereses nacionales como son Estados Unidos, España y Alemania.

Menos sencillo aún cuando los motivos de esa demora nunca han sido explicados por nadie, menos todavía por aquel que, por mandato de la ley, es la cabeza del órgano ejecutor de la política exterior del Paraguay: el canciller nacional.

Casi un año ha transcurrido desde que las autoridades del actual gobierno asumieron sus funciones, y las representaciones diplomáticas en Washington, Madrid y Berlín continúan vacantes. Esta es la demostración más fehaciente del paso cansino que lleva nuestra Cancillería y, probablemente, hasta sea un signo del ritmo exasperantemente aletargado que esta administración imprime a su gestión. Tal pareciera que quienes nos gobiernan desconocen las urgencias que tiene la sociedad.

No obstante, tengo para mí que, dados sus antecedentes en el sector privado, el presidente Horacio Cartes es un hombre que conoce de plazos, pero al parecer su equipo no lo acompaña como él quisiera.

De lo contrario, resulta difícil comprender el motivo por el cual el Paraguay no tiene un representante e interlocutor del máximo nivel político en Estados Unidos, el país más poderoso del planeta en términos económicos y militares; o cuál sea la causa de la ausencia de embajador en España, nación en la que está radicado un número importante de connacionales, o de la falta de embajador en Alemania, estado que es nada menos que el motor y la base sobre la cual se asienta toda la arquitectura política y económica de la poderosa Unión Europea.

Todo ello, por cierto, muy poco comprensible, sobre todo para un gobierno que dice estar afanado en fortalecer el tejido de su vinculación con el mundo. En fin, según el apacible ministro Eladio Loizaga, ya se ha iniciado el proceso de designación de los nuevos embajadores, mediante la solicitud de beneplácito para los candidatos propuestos a los respectivos países.

Solo resta que el Poder Legislativo acelere los trámites para el otorgamiento –siempre que corresponda– de los respectivos acuerdos constitucionales. Cabe el urgimiento a los parlamentarios. Si fueran a actuar con el mismo “sentido de premura” que parece inspirar al canciller, esta historia no acabaría nunca.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.