País

Justicia ineficiente se vuelve “instrumento de corrupción”

 

Darío Bareiro
CAACUPÉ

Monseñor Francisco Pistilli, obispo de Encarnación, criticó ayer la instrumentalización de la Justicia, los privilegios desmedidos y la desigualdad jurídica en Paraguay durante la homilía del sexto día de la novena de la Virgen en Caacupé, que tuvo como tema Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia.

El obispo criticó el sistema judicial, indicó que la obligatoriedad de la justicia no debería ser solamente para algunos, que la injusticia aplica otros conceptos como: los privilegios desmedidos, la “llamada justicia para unos y justicia para otros”, la impunidad, las lagunas legales en beneficio personal, las leyes excesivas que agobian y oprimen al que ya no puede cumplir en situación de desigualdad estructural y real respecto de otros.

“La justicia que no es eficaz en su servicio, no es verdadera justicia, y se vuelve instrumento de corrupción que denigra al ser humano, perturba, diluye y rompe la convivencia, desacredita las instituciones y las personas responsables del bien social”, enfatizó Pistilli.

El religioso se refirió a la mediatización de la justicia y la judicialización de la política como reacciones sociales y herramientas que pueden derivar en injusticia, al debilitar la credibilidad y la eficacia de las instituciones.

Además recordó que la justicia es fundamento del bien común que debe prevalecer, sostener, orientar y definir todas las relaciones: de individuos entre sí, de la comunidad hacia los individuos y de los individuos hacia la sociedad y en todas debe brillar la igualdad, la alteridad, la obligatoriedad, la objetividad, la imparcialidad, la reciprocidad.

En este sentido, la justicia debe estar ayudando a fortalecer, sanar, reparar y desarrollar la vida. “Una justicia que no sirve a la vida, no es justicia”, destacó.

Paz

Monseñor Pistilli recordó que la justicia es paz y que esta verdaderamente crece en la convivencia justa, en condiciones en que sin anular las diferencias existen equidad y posibilidades reales de desarrollo y progreso social, de libertad de culto y de expresión, de igualdad de oportunidades sin discriminaciones.

Dijo que esta paz no puede ser sustituida por alguna ideología totalitaria o un autoritarismo pragmático, realidades dispuestas a usar la violencia para imponer un orden de sumisión, no de convivencia en comunidad.

Al finalizar su homilía, el obispo de Encarnación pidió a los peregrinantes a no tirar basura en la calle porque cada año se lee que toneladas de basura son recogidas tras las festividades de la Virgen. “No es justo que otros deban recoger la basura que vos tiraste en cualquier parte. Si querés ser justo, limpia tu desorden y si algunos no lo pueden hacer, porque están enfermos, ayudarlos por caridad. Y, si ves que algunos están sanos y no lo hacen, dales vos el buen ejemplo, no pelees. Si es posible corregirlos, hazlo con suavidad y respeto”, aconsejó.


IMPUNIDAD. Obispo criticó deficiencias del sistema judicial y denunció los privilegios de unos.



La Justicia que no es eficaz en su servicio, no es Justicia de verdad y se vuelve instrumento de corrupción que denigra al ser humano.

La injusticia aplica otros conceptos. Privilegios desmedidos, la justicia para unos y para otros, la impunidad. Mons. Francisco Pistilli, obispo de Encarnación.

Dejá tu comentario