País

Jóvenes prometen hacer lío para exigir educación, empleo y justicia

MANIFIESTO. Criticaron la mala calidad educativa a causa del sistema político, lo que ocasiona el desempleo juvenil. CRÍTICA. Condenan la corrupción, la injusticia y la inseguridad. Instan a   los    políticos a evitar falsas promesas.

Desde tempranas horas de la mañana más de 20.000 jóvenes de distintos puntos del país y delegaciones pastorales arribaron a la Villa Serrana para participar de la Peregrinación Juvenil N° 25 a la Basílica de Caacupé.

Se reunieron en el Seminario Mayor San José desde la mañana hasta las 17:00. En este horario iniciaron la peregrinación hasta la Basílica de Caacupé, donde leyeron el manifiesto en el que citaron las principales problemáticas sociales del país, entre ellas la falta de empleo y de acceso a una educación de calidad como consecuencia de la mala gestión de los componentes de una estructura política viciada por la corrupción.

Prometieron continuar con las manifestaciones contra los males que aquejan al país para evitar injusticias y seguir armando lío, así como el Papa les pidió. “Así como nos dijo el papa Francisco en su visita al país, ‘hagan lío’, lo hacemos y lo haremos cuantas veces sea necesario para evitar y condenar cualquier situación que vulnere los derechos de cualquiera”, señalaron.

Lamentaron que los jóvenes deban sufrir los efectos de la mala calidad de la educación en el país. “Somos conscientes de la realidad de nuestra sociedad porque en muchas ocasiones somos las víctimas de un sistema que nos condena, por ejemplo, a no recibir una educación de calidad. Con esto no les estamos echando la culpa a los docentes, sino al sistema, a la estructura política que trunca sin piedad el derecho de la educación digna y con calidad en infraestructura”, indicaron.

Agregaron que solo algunos tienen la posibilidad de recibir la educación, pero que otros no lo reciben porque hay lugares del país donde no existen instituciones educativas, o no hay rubros para profesores porque se reparten solo por las ciudades cabeceras o por favores políticos.

“Esto nos condena a no tener empleo, porque el resultado de la falta de educación es el desempleo, o un empleo informal que solo ayuda a tapar agujeros, y a veces, incluso, con educación no se encuentra, porque el mérito de un empleo en muchas ocasiones es tener un padrino, a raíz de eso vemos y sufrimos la presencia de personas no preparadas en puestos, cargos para los cuales ellos no se han preparado”, reclamaron.

En otro punto, hicieron énfasis sobre las falsas promesas en épocas electorales a costa de la pobreza y las necesidades de las personas. “Estamos en época electoral, ahora todos nos prometen todo, y luego no cumplen nada, nos impresionan con la capacidad que tienen para mentir, para crear falsas esperanzas, con propuestas populistas y con una sociedad tan necesitada y en medio de tanta desesperación muchos vuelven a creer, a confiar, sufriendo después el abandono”, destacaron.

Instaron a los políticos a no usar el dolor y las necesidades de la población. “Ya no usen la pobreza de familias, ya no usen el hambre, la enfermedad, para ganar un voto”, manifestaron.

Además, los jóvenes expresaron que “muchos de los candidatos que pugnan por altos cargos tienen pendientes con la Justicia, otros quieren hacer un rekutu con las mismas promesas no cumplidas; en consecuencia, seguiremos igual”.

Por otro lado, mencionaron el pésimo servicio de salud que aqueja a la ciudadanía paraguaya. “Y así como la educación y el empleo no son suficientes, la salud no se queda atrás. Los jóvenes sin empleo no accedemos; podemos acceder a seguros privados, al seguro de IPS, si nuestros padres lo tienen, solo hasta los 18 años nos alcanza. Nadie se hace cargo”, puntualizaron.

La inseguridad reinante en el país es otro aspecto que preocupa a los jóvenes, quienes recordaron que existen personas secuestradas como consecuencia de la falta de seguridad.

Repudiamos la inseguridad que es consecuencia de un estado ausente y de un sistema corrupto que solo se preocupa de su propia existencia. Tenemos bien claro el caso de los hermanos secuestrados, como Edelio Morínigo, Félix Urbieta, Óscar Denis. La corrupción y la impunidad son consecuencias de una justicia que es ciega ante el dolor sufrimiento de tantas familias paraguayas”, enfatizaron.

Después de dos años creo que esta vez llegamos a más de 25.000 jóvenes. Con la pandemia mermó un poco, pero esta vez repuntamos. Empleo, educación y justicia es lo primordial que necesitan los jóvenes y que nos escuchen. Jonathan Pérez, miembro del Vicariato Apostólico Pilcomayo.

La peregrinación juvenil tiene como objetivo animar a seguir trabajando por una Iglesia cristocéntrica; el joven, una vez que halla a Jesús, salga al encuentro de más jóvenes y sea capaz de transmitir la alegría del evangelio. Luis Medina, de la Diócesis de San Lorenzo.

Serenata con canto y poesía a la Virgen Serrana

Los peregrinos que van llegando a Caacupé para cumplir sus promesas disfrutarán también del arte que cantantes y poetas estarán brindando a la Madre de todos los paraguayos hasta el 8.

A las 20:30 de hoy grupos de bailarinas estarán brindando su arte con una serie de danzas. Para mañana el festival tomará un cariz popular con la participación de diferentes artistas que ofrecerán canto y poesía a todos los presentes en honor a la Virgen de Caacupé.

El martes, también desde las 20:30, se llevará a cabo la Serenata Guasu con la participación de varios artistas nacionales.

El 7 estará el grupo coral Las Paraguayas. Las artistas desplegarán su repertorio musical a las 23:30. La Serenata a la Virgen se realiza con presencia del público luego de dos años a causa de la pandemia.

Instan a nuevas generaciones a ser agentes de cambio y aportar ideas

A sacudirse. Los sermones centrales de ayer en Caacupé se centraron en el protagonismo que deben tener los jóvenes en la construcción de una nueva patria.

En la homilía de la mañana fue el monseñor Claudio Giménez quien instó a los jóvenes a que actúen en la Iglesia y en la sociedad como agentes de cambios.

“No es fácil, pero tampoco es imposible. Las nuevas generaciones deben ir aportando sus ideas, sus propuestas, sus desafíos, por las conductas correspondientes, no cruzarse de brazos mirando cómo pasan las nubes sin adoptar una posición decidida, comprometida, responsable. ¡Agentes de cambios!”, expresó.

Enfatizó que las generaciones jóvenes han de aportar lo mejor de sí para la grandeza de nuestra patria. Agregó que la juventud ha de aportar lo más noble que tenga en el corazón para embellecer, enriquecer y fortalecer a la iglesia en Paraguay.

El religioso animó a los jóvenes a proponer la nueva evangelización en el país. Recordó que durante la visita del entonces papa Juan Pablo II, había tocado de la campana de la Basílica menor de Caacupé anunciando la nueva evangelización. “Nadie le siguió”, recordó. “¿Se animan ustedes jóvenes de mi país a ayudar a que este desafío lanzado por ese gran santo que recorrió nuestro país se haga realidad?”, exhortó monseñor Giménez.

INDIVIDUALIDAD. Actualmente se vive una época donde se pone mucho énfasis en lo que se hace, se comunica, las apariencias y las realizaciones, mencionó el obispo de San Pedro, Pierre Jubinville.

“En este tiempo donde casi todo lo que hacemos está fotografiado y publicado, tendemos a forjar nuestra identidad por ello y esto nos hace mal”, observó el obispo del Norte.

Señaló que cuando desde la luz del evangelio se critica esa noción de protagonismo, están diciendo a los jóvenes que se mantengan tranquilos, que valen más allá de todo eso desde antes.

“Sin la misión, somos muertos. Somos autorreferenciales, nos miramos el ombligo, nos peleamos por espacios a ocupar y cargos de la jerarquía”, ilustró el religioso en su homilía que también tuvo como eje a la juventud.

Jubinville remarcó que eso no es el Reino de Dios. Y sin esa salida de uno mismo y renuncia a este sistema de falsa valorización, “el sacramento de la Iglesia está incompleto, estéril”.

“María no se preocupó de su protagonismo, pero estuvo activa, disponible, prendida, contemplativa, constantemente a la escucha de Dios que la guiaba y la sorprendía. Que ella nos inspire e intercede por nosotros”, dijo.

El obispo reveló que reza para que haya fundaciones, para que jóvenes tengan el atrevimiento y el carisma de la fundación o refundación. También para que surjan nuevas iniciativas de evangelización, de solidaridad, de diálogo, de servicio humilde y fecundo.

Sin la misión con la Iglesia, somos muertos. Somos autorreferenciales, nos miramos el ombligo, nos peleamos por espacios a ocupar y cargos de la jerarquía. Esto no es el Reino de Dios Pierre Jubinville, obispo San Pedro.

lo que debe saber para una peregrinacion.png

Dejá tu comentario