Interior

Intendente electo sostiene que no tolerarán invasiones

 

Una comitiva fiscal policial procedió a la cesación de hechos punibles en un inmueble de más de 100 hectáreas invadido desde agosto pasado por una comisión vecinal reconocida por la Municipalidad de Minga Guazú.

El intendente electo, Diego Ríos, afirmó que “las puertas de Minga Guazú estarán cerradas a las invasiones de inmuebles privados” bajo su administración, al constituirse en el lugar para acompañar la diligencia fiscal.

El hecho se registra a pocos días de que el actual intendente municipal Lucas Caballero, hermano del candidato que perdió las elecciones, Digno Caballero, haya presentado ante la Fiscalía una nota en la que pide que se suspenda la diligencia penal, porque realizarían una mensura administrativa en busca de excedentes en la propiedad invadida.

El fiscal Alberto Torres afirmó ayer que se procedió a la cesación de hechos punibles, porque la unidad a su cargo recibió un informe de Registros Públicos de que el inmueble pertenece a los herederos del alemán Walter Johan Mulder. “Nosotros actuamos con los documentos que tenemos en nuestra investigación. Encontramos a unas 20 personas en la propiedad que aceptaron quitar en forma pacífica sus pertenencias para trasladarlas a otro lado”, afirmó el agente fiscal.

Los ocupantes precarios retiraron sus pertenencias a la calle. La mayoría de las carpas estaban abandonadas, mientras que entre los que estaban en el sitio se encontraban mujeres, niños y ancianos.

Una dotación de al menos 100 agentes policiales de orden y seguridad y antimotines del Grupo Especial de Operaciones acompañó el procedimiento fiscal, donde no hubo incidentes. Funcionarios de la Consejería de la Niñez (Codeni) y de la Defensoría del Pueblo acompañaron a la comitiva fiscal policial. EM

Dejá tu comentario