24 abr. 2024

Iniciativa para darles manejo corporativo generó rechazo

El Poder Ejecutivo había remitido al Parlamento el proyecto de ley de gobierno corporativo para las empresas públicas, con el que pretendía darles mayor eficiencia y rentabilidad. La normativa buscaba implementar directorios en todas las firmas estatales.

Sin embargo, la iniciativa generó rechazo de los trabajadores de diversas compañías, pues aseguraron que se trataba de un intento para introducir costosos cupos políticos y además sería el camino para la privatización.

Benigno López, ministro de Hacienda, salió a negar que se buscaba el clientelismo político con la medida y aseguró que el fin era generar eficiencia en las compañías estatales, con una segregación de funciones que permita mejorar la calidad de los servicios básicos.

Apuntó que, en la actualidad, las prestaciones que brindan las firmas públicas son deficientes, lo que genera continuos reclamos por parte de la ciudadanía. Acerca del impacto que podrían tener los directorios y su consecuente creación de cargos de dependencia en el presupuesto estatal, mencionó que aún no se sabía el costo. Ratificó que se pretendía la inversión en capital humano para que las empresas funcionen como las privadas.

Los sindicatos de Petropar fueron los más reticentes a aceptar el cambio de la estructura y amenazaron con parar totalmente las operaciones en la planta de Villa Elisa y en la alcoholera de Troche. Aseguraron que los cargos en el directorio serán asignados por favores políticos y se gastaría mucho dinero, en lugar de hacer inversiones.

Pusieron como ejemplo a Copaco, que tiene directorio, pero hace rato dejó de ser una firma eficiente.

Cuando los trabajadores se proponían a tomar una medida conjunta con los sindicatos de otras entidades públicas, como el Sitrande de la ANDE, el Ejecutivo decidió retirar nuevamente el proyecto de ley del Congreso.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.