17 abr. 2024

Inflación y bajo crecimiento: Gobierno debe atender problema

La situación actual del aumento de los precios no responde a la tradicional teoría monetaria que ha seguido el país en los años recientes. La política monetaria con metas de inflación responde a la premisa de que es posible limitar la fluctuación del nivel de los precios a través del control de la cantidad de dinero. El contexto actual ubica las causas del aumento del índice de precios en varios factores difíciles de afectar a través de esta política por lo cual es necesario diseñar e implementar otras medidas acordes con la coyuntura pero también considerar el largo plazo como perspectiva.

Los problemas logísticos y en las cadenas de suministros originadas por los cierres de fronteras para controlar la expansión del COVID-19 en 2020 no retomaron aun sus ritmos pre-pandémicos generando escasez y aumentos de costos.

El rol de la China en la oferta de algunos bienes exportados por este país también ha contribuido a elevar los costos internacionales especialmente en los casos de fertilizantes y acero, materias primas fundamentales para algunos sectores.

El caso de los fertilizantes se ha visto agravado por la guerra Rusia-Ucrania, ya que este último país también es exportador y está impactando en la producción de alimentos a nivel mundial. La guerra además afectó al trigo y otros alimentos, atendiendo a que los dos países involucrados son productores y exportadores de trigo.

La subida del precio del petróleo es otra de las razones de mayor peso. Paraguay, al tener una matriz de consumo basada en este tipo de combustible, está sufriendo una fuerte incidencia en las estructuras de costo de la mayoría de los bienes y servicios producidos en el país.

Adicionalmente a los aumentos de costos por las condiciones logísticas, economistas y analistas internacionales empiezan a mostrar evidencia del aumento de precios por parte de las grandes empresas gracias a su poder de mercado, quedando los consumidores como tomadores de precios.

Todos estos factores se encuentran del lado de la oferta externa; si a esto le agregamos los problemas de la oferta interna de alimentos que viene con problemas desde hace varios años atrás, nos enfrentamos a un escenario en el que la política monetaria tiene escaso impacto.

La reciente proyección de crecimiento para el año 2022 realizada por el Fondo Monetario Internacional y confirmada luego por el Banco Central del Paraguay estima un aumento del PIB cercano al 0% añadiendo complejidad al escenario.

Si la inflación continúa aumentando y en paralelo tenemos bajo o nulo crecimiento económico nos encontramos frente a una seria posibilidad de estancamiento con inflación, con lo cual una política monetaria que aumente las tasas de interés para sacar dinero del mercado puede conducir a una profundización del estancamiento con efectos adversos en el empleo y con poco impacto en el nivel de precios. Es decir, el resultado neto podría negativo para la mayoría.

Los ingresos laborales son bajos y la totalidad de los mismos se destinan a bienes básicos como alimentación, movilidad, salud, educación y vivienda, por lo tanto cualquier cambio en la capacidad adquisitiva o en el empleo afecta a la calidad de vida. La mayoría de las familias no cuenta con capacidad para adaptarse al aumento de los precios, menos aun las que tienen jefatura femenina. Las estrategias de sobrevivencia obligan a reducir el consumo o reducir la calidad de los alimentos, incorporar más integrantes al trabajo, incluyendo niños, niñas y adolescentes, o al endeudamiento. Nada de esto es positivo para la economía y el bienestar familiar y tampoco para el país. Es urgente que el gobierno de señales claras sobre su intención de al menos probar nuevas medidas atendiendo a que esta coyuntura es totalmente atípica.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.