25 feb. 2024

Infame desidia del Gobierno con la población del Alto Paraguay

Con demasiada frecuencia los pobladores del Alto Paraguay se ven obligados a obtener ellos mismos los insumos para reparar sus muy inaccesibles vías de comunicación, a través de colectas de dinero. Los vecinos del Alto Paraguay tienen ahora un nuevo motivo de protesta, ya que denuncian haber sido excluidos de la elección de la mesa directiva de la Asociación de Caminos, ente privado que se encarga de la reparación y mantenimiento de los tramos en el Alto Chaco, denuncian asimismo el elevado costo del peaje.

Para el Estado paraguayo, el país parece terminar en el puente Remanso, o apenas unos kilómetros más allá. Esto se hace evidente con el alevoso abandono del Alto Chaco y a su sufrida población.

La recientemente denuncia de la exclusión de vecinos del Alto Paraguay de la elección de la mesa directiva de la Asociación de Caminos, que es el ente privado que se encarga de la reparación y mantenimiento de los tramos en el Alto Chaco, es apenas otro capítulo más de esta histórica desidia y postergación. Los pobladores chaqueños que no son ganaderos tenían intención de participar de la asamblea para tener más incidencia en esta organización, y a su vez, cuestionan la desidia de la Asociación de Caminos, integrada por una mayoría de ganaderos. Claramente este es otro síntoma de la ausencia del Estado en la zona, teniendo en cuenta que la organización del Estado tiene un Ministerio de Obras Públicas que debería ocuparse del arreglo de caminos en las zonas más alejadas de la geografía nacional, pero sin embargo queda en manos de una entidad privada, aunque asistida por algunas instituciones.

Los habitantes del distrito de Fuerte Olimpo, así como pobladores de las comunidades como Toro Pampa, San Carlos, María Auxiliadora, y la localidad de Bahía Negra denunciaron las precarias reparaciones y el costo elevado de peaje que pagan por utilizar esos desastrosos caminos. Muy a menudo, los pobladores de estas lejanas localidades se ven obligados a hacer colectas para conseguir insumos y tratar de reparar la ruta que conduce a Bahía Negra. Por otra parte, las dificultades se repiten de manera cíclica, como las catastróficas consecuencias que tienen las copiosas lluvias en la zona: inundan puentes y caminos; cientos de hogares quedan bajo agua y las familias deben ser rescatadas de urgencia.

A principios de este año, en Puerto Sastre, 300 familias debieron ser evacuadas a lugares más seguros; y los pobladores de Puerto Casado quedaron completamente bajo agua y muchos de sus habitantes se quedaron sin trabajo.

La realidad del Alto Chaco es que, independientemente de las condiciones meteorológicas, sigue siendo una de las zonas más abandonadas del país; es un territorio con escasa presencia del Estado y sus instituciones. En el Alto Paraguay no solamente sus vías de acceso y comunicación con el resto del país son muy precarias, sino que además, también es bien sabido que estos ciudadanos no tienen acceso a los derechos básicos como la salud, la educación y seguridad.

A diario llegan a ocupar espacios en los medios de comunicación las noticias sobre ambulancias que trasladan a pacientes graves que quedan varadas por el mal estado de los caminos o pacientes que no logran sobrevivir porque sus dispensarios no disponen de insumos básicos como suero antiofídico. En Alto Paraguay, su población tampoco tiene acceso al agua potable y a la energía eléctrica.

El Gobierno y sus instituciones no pueden seguir ignorando las necesidades y los reclamos de los habitantes del Chaco.

Resulta inadmisible que, en pleno siglo XXI, las autoridades no hayan sido capaces de construir una ruta que termine con el abandono de una población.

También debemos preguntarnos, cuál es el futuro que les depara a niños, adolescentes y jóvenes si no pueden acceder a la educación puesto que no pueden llegar a las escuelas por la falta de caminos. Los vecinos del Chaco tienen derecho a la Salud pública, así como a empleos dignos y seguridad.

El Estado debe hacerse cargo de la construcción de accesos hasta las poblaciones del Chaco y de su mantenimiento.

Más contenido de esta sección
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.
Cada día se suceden los hechos delictivos que impactan en la ciudadanía, hasta el punto de que estos eventos prácticamente están normalizados. La violencia urbana afecta a las personas en las paradas del transporte público, en las calles y en los espacios públicos, mientras las autoridades del país continúan sin ofrecer respuestas, salvo alguna estadística surrealista. La inseguridad se suma de esta manera a la lista de deudas del Estado paraguayo, que tampoco ofrece a la población educación de calidad, salud pública, empleo digno ni servicios eficientes.
Creado hace 81 años, el Instituto de Previsión Social tiene como finalidad brindar asistencia a sus asegurados en caso de enfermedad, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y proporcionar una jubilación o una pensión al trabajador titular. Es una institución fundamental para el trabajador, y ha quedado demostrado que es imprescindible, a pesar inclusive de la corrupción y la mala gestión que consume sus recursos. Urge recuperar IPS para la mejor asistencia y asegurar a miles de paraguayos una digna jubilación.
Ya no quedan dudas de que la democracia en Paraguay está en riesgo. En la Cámara de Senadores, el sector colorado cartista y sus satélites no solo forzaron un reglamento para lograr la pérdida de investidura de una senadora de la oposición, sino que además resulta preocupante que lo hayan hecho como una forma de acallar voces críticas. Pasar por encima de la Constitución Nacional y pretender la uniformidad de todas las ideas y opiniones no es democracia. Están a un paso de causar un quiebre, y eso la ciudadanía no debe permitirlo.