Economía

Importación desde China empieza a retrasarse debido al coronavirus

El país asiático sigue en cuarentena para controlar la enfermedad y la salida de productos empieza a postergarse. Agentes locales manifiestan su preocupación e incertidumbre.

Las importaciones arrancaron el 2020 con el “pie derecho”, con un crecimiento de 8,7% en enero y la interrupción de la incesante caída que esta actividad experimentó a lo largo del 2019. Sin embargo, los últimos eventos mundiales pueden desalentar esta recuperación, debido principalmente a la situación actual de la producción china, como consecuencia del brote de coronavirus.

El presidente del Centro de Importadores del Paraguay (CIP), Neri Giménez, informó que a los pedidos de importación de productos del país asiático están recibiendo la respuesta de empresas que no están operando debido a las medidas impuestas para el control de la enfermedad en cuestión. “Muchas fábricas en China están cerradas, algunas empezaron a trabajar recién esta semana, hay una demora ya de un mes prácticamente en la producción y esto va a generar un retraso general. Los embarques que estaban previstos producir en dos meses se van a alargar a tres y están avisando que pueden alargarse hasta cuatro meses. Eso va a ir entorpeciendo el comercio de importación hacia Paraguay este año”, relató.

Consideró que, de persistir esta situación, el mercado puede caer hasta en el desabastecimiento de productos y afectar especialmente a los rubros de informática, electrónica, autopartes e insumos agrícolas, con el consecuente incremento de precios. Reconoció que existe la posibilidad de explorar otros mercados, como India y Turquía, para reemplazar a China en el origen de importaciones, pero recalcó que la decisión dependerá de cada empresa y que representará una diferencia en los precios y costos.

“Si esto no va mejorando, probablemente vamos a tener sobrecostos en los productos también. Algunas fábricas de China ya están aumentando sus precios, por la alta demanda que tienen y la baja posibilidad de producir. De China se importa todo; van a seguir llegando los pedidos de importación, de los que ya se embarcaron y estaban en curso en ultramar”, dijo.

Destacó que, por el momento, se cuenta con stock suficiente como resultado del escaso consumo registrado el año pasado, a nivel local, y que en el interior del país se siente un ambiente alentador, alrededor de las expectativas de la producción de soja.

Giménez explicó que enero fue un mes atípico en el sector de importaciones, ya que el mercado se había resentido el año pasado por el bajo consumo que acompañó a la merma de la actividad económica, la última bajante del río Paraguay y la demora en los pedidos. “A última hora, muchos (importadores) apuraron sus embarques y no llegaron a diciembre, recién entraron en enero, llegaron fuera de temporada”, aseveró.

En enero de 2020, las importaciones sumaron USD 1.051 millones, según el Banco Central del Paraguay (BCP); en 2019, estos negocios cerraron en USD 12.250,9 millones, con una caída de 5,2% respecto a 2018.

China está cumpliendo casi un mes en cuarentena, a fin de contener la epidemia de coronavirus que se inició en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei. Esta situación generó un paro en las actividades productivas del país asiático, que representa alrededor del 15% de la economía mundial.

Embed

Embed


Prevén efectos en rendimientos de la soja y cotización del dólar
El economista Carlos Fernández consideró que la magnitud del impacto del coronavirus a nivel local es todavía incierto, aunque dijo que puede constituirse en un factor de presión al alza del dólar, como contagio de la devaluación del real brasileño. Agregó que esta situación puede contrarrestar los efectos de las mayores exportaciones de soja, en el tipo de cambio.
Recordó que en el área de commodities, uno de los efectos del brote de coronavirus fue la caída de 20% del precio del petróleo desde el comienzo de este año; en cuanto a la soja, informó que sufrió una depreciación menor, de 8%, situación que descartó que incida en la actual cosecha, pero que sí lo hará en la próxima. “Está pegando en los mercados, tenemos que estar preparados por si esto se deteriora aún más, cómo le va a afectar a Brasil y Argentina, y cómo eso finalmente nos termina afectando a nosotros, a través de la devaluación de su moneda”, expresó.

Dejá tu comentario