Política

“Hugo Velázquez viene de la vieja escuela del apriete al Poder Judicial y la Fiscalía”

El ex mandatario dijo que se tomará el tiempo para decidir si se candidata o no a la presidencia de la ANR. Aseguró que fue un error político haber intentado la reelección presidencial.

El líder del movimiento Honor Colorado, Horacio Cartes, arremetió anoche en el programa “Mina en Casa”, emitido por Latele, contra el actual vicepresidente Hugo Velázquez y dijo que nunca lo vio en gestión de Gobierno. Admitió que lo que verdaderamente le da más poder es la política.

–¿Por qué no te gusta dar entrevistas?

–No es que no me gusta. Pasa que a veces queremos ocupar espacios que no son tuyos. El jugador gana los campeonatos y los dirigentes levantamos la copa. Tuve mi momento.

–Cuando eras presidente tampoco dabas muchas entrevistas.

–No tiene que hablar tanto un presidente. La gente nos quiere ver en acción y después nos miden por nuestra gestión.

–¿O no te gusta la relación con la prensa?

–Hay prensa y prensa, pero eso es normal y hay que convivir. Se sabe quién es quién. Pero no hay que enojarse con eso. Si sos caballo tenés que convivir con la anemia.

–¿Qué opinas de la prensa?

–Bien. Yo creo que la gente está informada. Todos los medios tecnológicos hacen más fácil, la gente está muy conectada por las redes sociales. Si bien los medios siguen teniendo peso político, cada vez tienen menos fuerza en eso de querer marcar la agenda.

–¿Es cierto que en algún momento te ofrecieron comprar ABC Color?

–No. Y no estoy mintiendo. Pero tampoco me interesa. Hoy el diario es solamente para leerlo por televisión. Con la sola tapa la gente ya está con la piel gruesa.

–El hecho de ser un hombre con tanto poder ¿qué se siente?

–No veo que la realidad sea así. Lo que siento es que hablo siempre de que el Paraguay es un país muy privilegiado. A veces recibo más gente del exterior con ganas de invertir en el país que gente del mismo Gobierno, y son ellos los que me hacen ver que la generosidad y el atractivo de Paraguay son bastante grandes.

–¿Qué te da más poder, la política o la plata?

–La política te da más poder. Plata tiene cualquiera. Hay muchos que quieren marcar agenda, pero el que quiere conocer la política y tener incidencia tiene que bajar a la cancha, trabajar y ganarse. ¿No viste que uno todavía no ensilló el caballo y ya descabalgó? El caso de Harrison.

–¿Y tenés idea de por qué descabalgó?

–No conozco. Hablo más con Robert (Harrison). Pero le tengo muchísimo cariño a esa familia.

–¿Te arrepentís de haber incursionado en política?

–Creo que no. De repente te arrepentís de otras cosas. Creo que el entorno del presidente es muy grande. Nosotros teníamos gente en paralelo, amigos de Israel, de Chile, hubo un grupo humano donde estiramos el carro todos juntos, algunos llamaban los secretarios de Cartes, pero es un privilegio tenerles a José Ortiz, Barriocanal, siempre busqué la excelencia.

–¿De qué te arrepentís?

–Hicimos lo que pudimos en materia de desarrollo. Nosotros sacamos las cinco leyes financieras, la Ley de Transparencia, el acceso a la información pública. Dejamos leyes que hoy son muy felicitadas. De repente en lo político fue el tema de la reelección, a pesar de que sigo pensando lo que pienso, creo que fue un error del momento político, fue una mala lectura del momento político, un error haber intentado.

–¿De qué te sentís más orgulloso?

–No tengo un ministro denunciado por corrupción. Pero nadie se da cuenta. La línea era dura, poner a Paraguay primero.

–¿Querrías volver a ser presidente?

–Hoy creo que no. Cuando creí que pude no pude y hoy creo que pasó el tiempo. Hoy me entusiasma ver la cantidad de jóvenes que entraron como concejales nuevos. Era una tarea pendiente. Con la apertura de listas se pudo, la participación trajo frescura.

–¿Quiénes son las 5 personas claves en tu vida empresarial y política?

–Mi hermana Sarah es la persona más gravitante. José Ortiz, Francisco Barriocanal, Juan Carlos López Moreira, Gustavo Galeano. En la actividad política el más cercano es el senador (Antonio) Barrios, que era mi compañero de colegio y cuidó de la salud de mis padres.

–¿A qué se deben tantas inversiones por lo menos visible últimamente?

–El grupo no puede parar de hacer inversiones. No tenemos perdón de Dios si no generamos trabajo. Tenemos un grupo que trabaja, y hay otros que viven de los que trabajan. A esa gente que solo invade, que presenten un solo proyecto de ley a favor del trabajo y el desarrollo, con todos los años que están en el Congreso. Todo es quitar, succionar, quitar al que trabaja.

–¿Cuánto ya invertiste en política?

–Prefiero no hacer el cálculo. Porque esto es con amor y capaz que me asuste y ya no quiera. Todos aquellos que quisieron listas abiertas están arrepentidos, yo celebro que haya listas abiertas, más democracia, es más caro sí, pero construcción de poder en política es ocupar espacios.

–¿Qué te parece la candidatura de Velázquez?

–No es la que me gusta. Llegué a la conclusión de que la agresión no es lo que quiero para mi partido. Van a haber dos modelos. Yo quiero paz y que cada uno presente su menú y que la gente elija. Pero empezar a acusar y esa pelea entre nosotros es la peor receta. No conozco a Velázquez en gestión de gobierno. Creo que tiene una vieja escuela del apriete al Poder Judicial y la Fiscalía que lo ha llevado siempre.

–¿Serás candidato a la ANR?

–A cualquier precio no. Si el ambiente es de las agresiones, como lo escuché a Nicanor, lo voy a pensar.

–¿Ves posible para el 2023 un candidato de Concordia?

–Arreglos entre cuatro paredes no. La gente debe elegir. Ellos (sus adversarios) pareciera que están aún en las internas.

–¿Hace cuánto no hablás con Abdo?

–Hace un buen tiempo. Dudo mucho del valor de su palabra como ya ocurrió con el caso Nenecho.

–¿Le pedirías a Abdo que haga cambios?

–Yo no. Eso no es agradable. Pero el gran reclamo es que él entregó todos los organismos de seguridad al PDP. La Senad, el Ministerio del Interior, la Secretaría Anticorrupción.

–¿Qué opinás de Efraín?

–Es un perdedor nato. Me gusta que siga. Se chupó toda la ruta 13, y sale agrediendo a los demás. Y se va enterrando solo.

Hace mucho que no hablo con Mario Abdo, pero dudo mucho del valor de su palabra, como ya ocurrió con el caso de Nenecho.

Fue un error haber intentado la reelección aunque se pueda, fue una mala lectura del momento político, a pesar de que pienso lo mismo.

Dejá tu comentario