Mundo

Huelga nacional en Colombia pone a prueba a Iván Duque

 

El presidente Iván Duque medirá mañana la fuerza de sus políticas cuando sindicatos, estudiantes, indígenas y opositores protagonicen una gran marcha en Colombia en contra de su gobierno, que luce debilitado tras año y medio en el poder.

Con un abanico diverso de reivindicaciones y reclamos, los manifestantes colombianos se unen a la ola de descontento social, sin denominador común, que sacudió recientemente a Ecuador, Chile y Bolivia.

“La protesta social pacífica es un derecho constitucional, el cual garantizamos, pero seremos implacables con los actos de vandalismo“, dijo el mandatario ayer.

Con un rechazo a su gestión en alza desde febrero, que a principio de este mes llegó al 69% según una encuesta de Gallup, el llamado paro nacional medirá el pulso de Duque, quien no pudo consolidar una coalición en el Congreso y cuyo partido, el derechista Centro Democrático, encajó reveses en las elecciones locales de octubre.

RECLAMOS. La gran huelga, convocada desde octubre por el Comando Nacional Unitario, une a las principales centrales obreras ante supuestas iniciativas gubernamentales para flexibilizar el mercado laboral y debilitar el fondo estatal de pensiones en favor de fondos privados y aumentar la edad de jubilación.

Duque niega que su administración vaya a presentar proyectos legislativos con esos fines, aunque los ministros de Trabajo y Hacienda se mostraron favorables a reformas en esas líneas.

“La jornada nacional de protesta no tiene otra intencionalidad que presionar al gobierno, a la clase dirigente de este país, para que se les dé respuesta a los problemas de la clase trabajadora, del movimiento campesino, de los indígenas“, dijo Julio Roberto Gómez, titular de la Confederación General del Trabajo.

Se unen las centrales obreras, universitarios, indígenas, artistas, organizaciones sociales y colectividades de oposición, como FARC, el partido surgido del pacto de paz.

Duque considera que hay una campaña de “mentiras” para desatar la ira entre los colombianos. “Toda la sociedad tiene que rechazar el vandalismo, el pillaje, la agresión, la violencia de quienes muchas veces quieren pescar en río revuelto“, afirmó.

Su partido asegura que las movilizaciones responden a una “estrategia del Foro de São Paulo“, que reúne a organizaciones latinoamericanas de izquierda, para “desestabilizar” la democracia en la región.

Asimismo, la autoridad migratoria de Colombia ordenó ayer el cierre temporal de las fronteras para evitar el ingreso de extranjeros que puedan “alterar el orden público y la seguridad” durante el gran paro de mañana.

Dejá tu comentario