Política

Hay 14 funcionarios en una sucursal de Diputados en el Este

 

Las oficinas parlamentarias de la Cámara de Diputados se vienen implementando en distintos puntos del país desde el 2010 aproximadamente, pero se intensificaron en el periodo pasado con la presidencia del ahora senador, Juan Bartolomé Ramírez (PLRA).

Dichas sucursales son la fuente perfecta para la contratación de operadores políticos, que en su mayoría son planilleros que no cumplen funciones, ya que no se tiene ningún control de su asistencia.

Con la administración de Miguel Cuevas buscan cambiar esta situación y todos los funcionarios que forman parte de dichas oficinas en casi todos los departamentos del país, deberán registrar su asistencia de manera digital, en la institución en la que se encuentra el despacho, en la mayoría de los casos en las gobernaciones y municipalidades.

Con esta disposición, se pudo constatar que solamente en el Alto Paraná existen 14 funcionarios asignados para una oficina parlamentaria, cuya designación fue solicitada por varios legisladores. Estos ya se acercaron hasta la Dirección de Recursos Humanos para su regularización. De los 14 funcionarios, 11 son permanentes, mientras que dos son contratados y uno es comisionado de otra institución.

De estos funcionarios, como en el caso de la hermana del diputado Carlos Portillo, Celia Portillo Verón, la misma decidió cumplir sus funciones en la sede de la Cámara Baja y lo hace en la dirección de Recursos Humanos.

Por su lado, Adelir Giménez Fontana, que desde el 2015 está en la oficina parlamentaria del Este del país, busca seguir en esa zona. En contra de la misma, se presentaron denuncias de que no cumple con el horario establecido.

La misma situación se da con Daysy Rojas, Marina Portillo, Afruza Mridha Cardozo y Claudio Duarte.

Además de los citados, forman parte de la lista; Marcelo Pereira, Nora Viviana Pérez, Rumilda Cuevas, Pedro González Drakeford, Daisy Vega, Isabella Spinzi, Lila Romina Acosta y María Guadalupe Bernal.

PLANILLEROS. Con una simple resolución de la presidencia, con directa participación de la Secretaría General, se disponen las aperturas de las oficinas parlamentarias. El nulo control a los funcionarios hace que los mismos no aparezcan en su lugar de trabajo.

En el 2013, apenas asumió como diputado, el colorado Pedro Alliana había solicitado la contratación de 8 personas para su oficina parlamentaria en la Municipalidad de Pilar. Posteriormente se pudo constatar que los mismos eran operadores políticos que no acudían a la oficina.

Cuevas justificó a sus colegas que no entregan lista
El titular de la Cámara de Diputados, el colorado Miguel Cuevas reconoció que hasta el momento solamente el 50% de sus colegas entregaron la nómina de funcionarios a su cargo y sus respectivas funciones, en el marco de una depuración que su administración pretende realizar.El legislador indicó que la demora se debería “a una falta de tiempo” de sus colegas y que para la próxima semana ya estarían entregando en su totalidad.“No creo que los compañeros diputados estén ocultando los datos sobre los funcionarios que ingresaron con ellos a la Cámara Baja. Solo que no tenemos aún tiempo para presentar las documentaciones”, dijo en una conversación con la 780 AM.Desde la Dirección de Recursos Humanos se le solicitó a cada diputado y a todos los directores de la sede parlamentaria que remitan la nómina de los funcionarios que tienen a su cargo, especificando el trabajo que realizan.Sin embargo, la búsqueda de la formalización, hasta el momento, no encuentra un eco muy favorable entre los legisladores.El pedido a los parlamentarios se inició hace un mes y se realizaron varias reiteraciones sin mucho éxito.

Dejá tu comentario