02 mar. 2024

Hace 20 años que EEUU sigue pasos de HC y Messer, según pesquisa

El Ministerio Público brasileño sostiene que el ex presidente fue investigado por agentes norteamericanos por supuesto vínculo con el lavado de dinero proveniente del narcotráfico.

“Los negocios de Horacio Cartes y Dario Messer incluyen lavado de dinero del tráfico de drogas en la Triple Frontera que fue monitoreado en Asunción y Ciudad del Este por diferentes agencias americanas desde hace dos décadas.”, comienza diciendo el apartado G del documento del Ministerio Público Federal de Brasil.

En el informe, en el que varias páginas hablan del ex presidente paraguayo, se afirma además que en diciembre de 2009 se realizó una reunión de 24 agentes de los Estados Unidos, de los departamentos antidrogas (DEA); de lavado de dinero (DOJ); de control de armas (ATF); de activos extranjeros (OFAC); Policía y Procuraduría de Nueva York, trataron la “presunta sociedad secreta” entre el ex mandatario y su hermano del alma.

Los investigadores brasileños señalan que el centro de las investigaciones de sus pares norteamericanos habría sido el Banco Amambay, que actualmente se llama Banco Basa, donde Dario Messer sería un socio oculto, información que también ya fue proveída por la Comisión Bicameral del Congreso que investigó este caso.

La génesis. El relacionamiento de la familia Messer y Cartes es de larga data, de acuerdo con las informaciones que manejan en Brasil.

Desde la década del 80 ya hay vestigios de una amistad que perdura hasta hoy. Amistad que habrían recibido como herencia de sus padres al igual que los negocios espurios.

Afirman que Ramón Telmo Cartes, padre del político colorado, era el accionista mayoritario del banco cuando su hijo fue envuelto en un escándalo de evasión de divisas y tuvo que huir de la Justicia paraguaya siendo acogido por Mordko Messer, padre de Dario. Hecho que fue mencionado públicamente por el poderoso empresario paraguayo en un congreso judaico realizado en el 2016, donde presentó a Dario como su hermano del alma.

5149467-Mediano-712757125_embed

SOCIEDAD. Para los brasileños esta hermandad trascendió la amistad y se transformó en una sociedad secreta que supuestamente tuvo a HC como un aportante oculto de recursos financieros millonarios para financiar la presunta organización criminal liderada por Messer.

Una de las pruebas de esta conexión, en el vecino país, es que cuentan con comunicaciones entre los amigos, mientras Messer estaba prófugo de la Justicia.

En las conversaciones interceptadas por el Ministerio Público brasileño, en capturas que fueron dadas a conocer, se puede ver cómo Dario, que tiene agendado a su amigo con el nombre de Rei le escribe para pedirle que puedan hablar por teléfono. A lo que HC, le habría respondido que le dé tiempo para buscar otra forma más segura de hablar, temiendo dejar rastros que puedan ser utilizados por investigadores.

INTERMEDIARIO. Se presume que para evitar ser espiados, se recurrió presuntamente a un intermediario, que sería Roque Fabiano Silveira, que llevaba los mensajes al ex presidente y luego iba donde estaba Messer con las respuestas.

De allí, se concluyó que HC marcaba la hoja de ruta de Messer en su lucha por mantenerse al margen de la Justicia.

Dario Messer estuvo prófugo de la Justicia desde el 5 de mayo de 2018, pero finalmente fue detenido, en San Pablo, Brasil, en julio de este año y desde entonces se encuentra recluido. Su amigo Horacio, también tenía pedido de prisión que fue revocado por un recurso de habeas corpus interpuesto por sus abogados. Sin embargo, aclararon que sigue ligado a la investigación.

Embed

Investigadores brasileños cuentan con esta carta de pedido de Dario Messer.

Embed

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.