Mundo

Gobierno libanés renuncia en medio de violentas protestas en Beirut

Seis días después de la explosión en el puerto de Beirut, que acabó con la vida de al menos 165 personas, el frágil Gobierno del Líbano renunció en pleno presionado por los ciudadanos.

El primer ministro libanés, Hassan Diab, anunció la renuncia de su gobierno este lunes por la noche, tras la partida de varios ministros y las protestas sucesivas por la devastadora explosión ocurrida hace seis días en Beirut.

En una jornada en la que tres ministros –los de Justicia, Finanzas y Juventud– habían adelantado el destino de todos los miembros del gabinete al presentar su renuncia, Diab anunció lo que ya todo el mundo esperaba

“Damos un paso atrás para estar con la gente, para combatir con ella por el cambio. Por eso, anuncio hoy (por ayer) la renuncia de este Gobierno”, dijo Diab en un mensaje a la nación en el que habló de la lucha contra los corruptos y la necesidad de tener un Ejecutivo de salvación nacional.

ENTRE PROTESTAS. El anuncio llegó en medio de protestas por tercer día consecutivo en los alrededores del Parlamento y la Plaza de los Mártires, el núcleo de la revolución que comenzó el pasado 17 de octubre, que se llenó una vez más de gases lacrimógenos y fuegos artificiales.

“¡Ha dimitido, ha dimitido!”, gritaba Rasha, de 27 años, en medio de unos tímidos gestos de celebración, mientras un centenar de se enfrentaba con las fuerzas de seguridad.

“Lo que ha pasado ahora tendría que haber pasado antes. La explosión mató a gente y por eso dimiten, pero no es suficiente (...) Todo el sistema debe cambiar, empezando por el presidente hasta los diputados”, afirma Rasha a Efe, mientras se aleja con prisa del centro de los disturbios.

Los choques de ayer causaron al menos 45 heridos, de los cuales siete fueron trasladados al hospital, informó Cruz Roja libanesa.

CORRUPCIÓN. En un discurso lleno de alusiones al sistema corrupto y los que se aprovechan de ello –una mención habitual que nunca va acompañada ni de nombres ni de acusaciones concretas– Diab aseguró que el problema es más grande que el propio Estado.

Responsabilizó de la catástrofe de Beirut a la “clase política” que “lucha con todos los medios sucios” y subrayó que su Gobierno tecnócrata hizo “todo lo que pudo por salvar el país”, pero hay una “gran barrera” frente al cambio.

Tras anunciar su decisión, Diab se reunió con el mandatario del país, Michel Aoun, en el palacio presidencial para informarle oficialmente de la decisión.

Aoun aceptó la renuncia del Gobierno, pero le pidió que siga en funciones hasta la formación de un nuevo Ejecutivo.

El Ministerio de Salud elevó ayer a 165 los fallecidos y señaló que ya hay “menos de veinte” desaparecidos, aunque sigue la búsqueda de cuerpos bajo los escombros tras la catástrofe, que causó además más de 6.000 heridos.

Los equipos de rescate informaron que ayer se recuperaron cinco cadáveres entre los escombros.


ONU pide reforma
El secretario general de la ONU, António Guterres, reclamó este lunes reformas en el Líbano y urgió a escuchar las voces de los ciudadanos, que han salido a las calles para protestar tras la explosión del pasado martes en Beirut y exigir responsabilidades a la clase política. “En este momento de tristeza y frustración prolongada, el enfado de los libaneses es palpable. Sus voces deben ser escuchadas”, dijo Guterres en una reunión organizada por Naciones Unidas para informar a sus miembros sobre la situación en el Líbano.

Dejá tu comentario