Mundo

Estados Unidos se acerca a los 500.000 muertos por el Covid-19

"Es algo que quedará en la historia. En décadas las personas todavía hablarán de este momento en el que tanta gente murió", expresó el inmunólogo Anthony Fauci, consejero de Joe Biden.

AFP
WASHINGTON - EEUU

Estados Unidos se prepara para superar la barrera de los 500.000 muertos por coronavirus, mientras la campaña de vacunación ofrece una luz de esperanza.

“Es terrible, es horrible”, reaccionó el domingo (por ayer) el inmunólogo Anthony Fauci, consejero de Joe Biden.

“No vimos nada parecido desde hace 100 años, desde la pandemia de 1918”, dijo en CNN. “Es algo que quedará en la historia. En décadas, las personas todavía hablarán de este momento en el que tanta gente murió”. Según cifras de la Universidad Johns Hopkins, el domingo por la mañana la cifra de muertos superaba 497.000 personas. El primer fallecido por Covid-19 en EEUU fue anunciado hace un año, el 29 de febrero de 2020. En enero EEUU llegó a 400.000 fallecidos. Pasaron tres meses antes de que el país cruzara otra cota terriblemente simbólica, la de los 100.000 muertos.

AMARGURA. ”¡500.000! Son 70.000 (personas) más que todos los estadounidenses muertos durante la Segunda Guerra Mundial, en un periodo de cuatro años”, lamentó el viernes el presidente Joe Biden. “Toda esta amargura... toda esta pena... todo este dolor”, remató. En un discurso en una fábrica de vacunas de Pfizer en Kalamazoo, Michigan, el cuadragésimo sexto presidente de EEUU destacó que el ritmo de vacunación arroja algo de esperanza. “Creo que nos acercaremos a la normalidad de aquí a final de este año. Si Dios quiere, esta Navidad será diferente de la anterior”, sostuvo. Con una media de 1,7 millones de vacunas inoculadas cada día, cifra que debería aumentar en las próximas semanas, Biden se mostró confiado en alcanzar 600 millones de dosis –es decir vacunar a toda la población– para fines de julio.

CEPA SUDAFRICANA. El estado de Nueva York confirmó ayer su primer caso de la variante surafricana del coronavirus, que fue detectada por primera vez en Estados Unidos a finales de enero en dos personas residentes en Carolina del Sur y ya ha emergido en otros puntos del país.

El gobernador Andrew Cuomo detalló que la variante fue identificada en un residente del condado de Nassau, pero no ofreció información sobre si el individuo había viajado. Este caso se suma, además de los iniciales en Carolina del Sur, a otros dos detectados en el estado de Maryland a principios de febrero y a un último en el vecino estado de Connecticut hace una semana, en un residente que había estado hospitalizado en la ciudad de Nueva York. Cuomo señaló que los indicadores invitan a seguir abriendo la economía, pero advirtió que con el descubrimiento de un caso de la variante surafricana en el estado, es más importante que nunca que los neoyorquinos sigan vigilantes, lleven mascarillas, se laven las manos y estén socialmente distanciados.

Dejá tu comentario