Editorial

Escándalo de diputado colorado nepotista no debe quedar impune

Sabemos que no es el primer caso de práctica nepotista en el Parlamento Nacional denunciado por la prensa. Es un hecho, no obstante, que golpea a la ciudadanía especialmente por el momento que vivimos; el conocimiento de los manejos de un diputado, indigna y decepciona. Nazario Rojas, diputado por la Asociación Nacional Republicana (ANR), es un político electo por voto popular que despreció la dignidad de su investidura, y en el peor momento de la historia del Paraguay repartió cargos y aseguró un próspero presente a sus hijos. Lo hizo mientras el pueblo paraguayo perdía puestos de trabajo y quedaba sin ingresos para sostener a la familia; en las horas más oscuras de la pandemia del Covid-19, cuando faltaban camas en Terapia y costosos medicamentos, y solo el vínculo solidario nos pudo salvar. Este caso de nepotismo no debe quedar impune.

El diputado colorado por el Departamento de Cordillera, Nazario Rojas, quiere tanto a su familia y es tan grande su desvelo por ella, que se ha beneficiado de su posición como miembro de la Cámara Baja para facilitar que dos hijos suyos ingresen a la función pública. Los dos vástagos no son los únicos, pues en total el legislador colorado tiene cuatro hijos dependiendo del Estado, lo cual constituye un verdadero y auténtico ejemplo de lo que es el nepotismo, y de que esta infame y despreciable práctica sigue en vigencia en nuestras instituciones públicas, en este caso en particular, en el Congreso Nacional.

El parlamentario oriundo de Cordillera integra la bancada cartista y ya va por su segundo periodo en la Cámara Baja. Por lo que se sabe del político colorado, cultiva un perfil bajo y en la Cámara ostenta una casi nula producción legislativa. Es un hecho que hubiera logrado pasar por completo desapercibido de no haber sido por las contrataciones que consiguió en plena pandemia para que sus hijos trabajen con él en su despacho, como funcionarios de confianza.

De acuerdo con una investigación de ÚH, uno de los contratados es Rolando Rojas Rodi, quien en la última nómina de funcionarios publicada por la ley de transparencia en la Cámara Baja aparece con un sueldo de G. 5.500.000 con un cargo de técnico. Su ingreso, en marzo de 2020, se dio en coincidencia con la declaración de emergencia por la pandemia. Precisamente cuando miles de trabajadores paraguayos perdían sus fuentes de trabajo.

La crisis económica que trajo aparejada la pandemia del Covid sin embargo no afectó a la familia del diputado, pues en mayo de 2020, ingresó Larissa Gabriela Rojas Rodi como contratada en la Cámara Baja, con un sueldo similar al de su hermano, 5.500.000 guaraníes. El ingreso de los hijos del diputado colorado se dio sin que éstos hayan tenido que participar de un concurso de mérito. La historia adquiere matices todavía más singulares, pues Nazario Rojas tiene otro hijo más dentro de la función pública, Miguel Rojas Rodi, quien percibe G. 4.600.000 al mes en el Ministerio de Justicia, y quien según la planilla, percibe un rubro por trabajo en condiciones insalubres.

Como concluye la publicación de ÚH, considerando el sueldo conjunto de los tres hijos y multiplicando por trece (doce sueldos y el aguinaldo) se puede ver que esta familia se embolsa del Estado 187 millones de guaraníes cada año. Esto claro está, sin tener en cuenta lo que percibe anualmente el diputado Rojas en concepto de dieta, unos 426.072.920 guaraníes. Y como coralario, un cuarto hijo del parlamentario colorado, de nombre Nazarito Rojas, fue electo recientemente como concejal de Tobatí.

Resulta inadmisible e indefendible que el Estado paraguayo siga siendo una agencia de empleos para los políticos, especialmente, si se tiene en cuenta que el mismo Parlamento ha sancionado una Ley, la N° 5295, que prohíbe el nepotismo en la Función Pública, una norma que data de setiembre de 2014, pero que en la práctica sigue siendo pisoteada por los mismos parlamentarios. Se debe poner un freno al nepotismo desaforado y a los clanes familiares mimados por la corrupción, este caso no debe quedar impune.

Dejá tu comentario