Opinión

¡El puente!

Luis Carlos Irala

El puente. Así se titula una película alemana que relata los hechos ocurridos en 1945, ya a finales de la Segunda Guerra Mundial. En este contexto, un grupo de adolescentes de un pequeño pueblo son movilizados, ante la escasez de soldados adultos, y se les encomienda una misión: proteger un puente a toda costa frente al ataque de los aliados.

Sin duda, se trataba de un puente estratégico para el ejército alemán de ese tiempo, tanto para la movilización de las tropas como para la supervivencia de la población misma.

A más de seis meses de la pandemia del coronavirus, Ciudad del Este, la otrora meca del comercio fronterizo, estaba clamando por la apertura del Puente de la Amistad, con el fin de reiniciar las actividades comerciales de manera oficial con los compradores brasileños.

De acuerdo con los líderes políticos y empresariales de la zona, la población estaba decidida a abrir el paso fronterizo y se siente preparada para asumir los riesgos que ello implica para la seguridad sanitaria de la zona y, por qué no decirlo, de todo el país. Para Ciudad de Este, la apertura del puente significa la supervivencia misma, por lo menos en términos comerciales. Ya nos aproximamos al final del año y si los comerciantes no abren sus negocios, la situación económica se tornará aún más complicada.

“¡Abran el puente!”, era el clamor de toda la ciudadanía que durante años se acostumbró a vivir del comercio fronterizo, con las llamadas compras turísticas, y no tiene otra opción más que asumir el riesgo que ello implica.

La gran esperanza de que el Puente de la Amistad pueda abrirse esta semana se está haciendo realidad. El Gobierno, junto con las autoridades locales, elaboró un protocolo que permitirá el ingreso ordenado de cierta cantidad de compradores y tomando todos los recaudos sanitarios.

Ya todo está listo y solo faltaba el visto bueno del Gobierno brasileño para reiniciar el tráfico comercial y de personas entre las llamadas ciudades gemelas: Ciudad del Este y Foz de Yguazú. Pese a que el Brasil emitió un decreto presidencial en donde se extiende el cierre de fronteras por 30 días más, sin embargo, el presidente Bolsonaro anunció, por vía Facebook, que existe acuerdo para la apertura del puente.

El Gobierno local emitió mensajes de esperanza, en el sentido de que existe una cláusula relacionada con las ciudades gemelas y que da la posibilidad de negociar una reapertura gradual de los pasos fronterizos con el Brasil, lo cual traerá alivio económico a Ciudad del Este, Pedro Juan Caballero, Salto del Guairá, entre otras ciudades.

No queda de otra, hay que seguir defendiendo el puente ante la situación adversa que se presenta en la frontera. Creo que el Gobierno es consciente de que no se puede dejar caer la economía de Ciudad del Este y hay que seguir buscando opciones hasta encontrar una solución.

Ante la amenaza del coronavirus, las autoridades fronterizas lanzaron una campaña de desparasitación de la población, como una forma de elevar la defensa inmunológica de la gente y así poder disminuir los efectos o síntomas ante una eventual infección del Covid-19.

Así también parece que lo más conveniente es que la gente joven, la más fuerte y sana, sea la que deba librar esta batalla. Son los más fuertes para salir a defender la economía del país y de Ciudad del Este, en particular, de tal forma a resguardar a las personas adultas o con algunas enfermedades de base.

Estamos a tres meses para que culmine el año, tiempo en que habitualmente las ventas repuntan y permiten a los comerciantes llegar al primer trimestre del año siguiente. Si esto no ocurre, la situación económica se tornará muy difícil. La población también debe poner todo de su parte, en el sentido de tomar las medidas para evitar posibles contagios.

Ánimo para los ciudadanos fronterizos y ¡a salvar el puente!

Dejá tu comentario