Opinión

El proyecto Soledad

Estela Ruíz Díaz Por Estela Ruíz Díaz
candidatos.JPG

La definición de la principal chapa presidencial dentro de la Concertación opositora empezó a generar los primeros espasmos, heridos, contusos y divorcios. La anunciada fórmula Efraín Alegre-Soledad Núñez, aunque inoficiosa, precipitó decisiones y por de pronto ya causó un quiebre. Ayer, el partido Tekojoja, de Sixto Pereira, anunció su retiro porque “el Frente Guasu no puede ser furgón de cola” de una dupla conservadora. Pero aparenta una jugada en solitario,

ya el frente como tal se reunirá recién mañana. Está por verse si los demás también patearán el tablero, especialmente Fernando Lugo, el gran árbitro del sector. A diferencia de la ANR, donde siempre pugnan dos fuerzas y la definición queda en manos de los electores, en la Concertación no se da el mismo escenario porque el peso del PLRA es superlativo en comparación a las demás fuerzas políticas. La verdadera disputa se centraba en el acuerdo para integrar la chapa presidencial con Efraín. Finalmente, como señalan fuentes confiables, el líder liberal logró cerrar el acuerdo con la esquiva candidata independiente que vino a mover el avispero en la oposición, quien sacó de la cancha a figuras de mayor peso, como Esperanza Martínez y Kattya González.

Embed

LA DECISIÓN FINAL. Desde el 2008 y a pesar del quiebre del 2012 cuando el PLRA participó en la destitución de Lugo, se dio una especie de alianza automática entre liberales y progresistas. El Frente Guasu, que entró tarde y con reticencias a la Concertación, lo hizo creyendo ser acreedor natural de la vicepresidencia, porque representa a un sector de la sociedad que le apoya con 300.000 votos contados y probados en elecciones, que ningún otro

aliado le puede ofrecer a Alegre. Pero a Efraín le convencieron que no era la alianza más conveniente si pretende ganar las elecciones en su tercer intento. Las razones son ideológicas principalmente, políticas y también económicas. ¿Por qué se decantó por Soledad y no por Esperanza? La primera cuestión que se analizó es que la chapa con la izquierda iba a exponer al proyecto a una presión muy fuerte del electorado conservador que ve fantasmas y siente miedo (justificado o no) con el modelo económico del Frente Guasu y su posición a favor del castrochavismo. En sus análisis alertaron que iban a estar a expensas de la campaña colorada que iba a atacar a la dupla con el estigma de la izquierda radical. Que esa alianza iba a convertirse en la más poderosa herramienta

de un discurso tramposo de la ANR, que sabe hábilmente agitar los miedos de una sociedad conservadora que, aunque hipócrita en sus actos, defiende los valores de Dios, patria y familia. “Con el discurso del aborto y el matrimonio igualitario quieren desviar la discusión”. Ese poderoso relato electoral (que capitaliza el cartismo) los iba a poner a la defensiva constantemente. Esto en el boxeo y en una campaña electoral es una debilidad con sabor a derrota.

En contrapartida, Soledad otorga juventud y frescura a la chapa, teniendo en cuenta la alta resistencia a la figura de Efraín. En términos electorales, consideran que la ex ministra de la Vivienda de la era Cartes le dará votos en Asunción y Central, regiones esquivas para Alegre en las anteriores elecciones. “Ella es el elemento esperanzador por su solvencia y juventud”, señaló un dirigente liberal. También la consideran un arma para neutralizar a Santiago Peña, a quien las encuestas ubican como potencial ganador de la interna colorada (al menos antes de la bomba norteamericana que cayó sobre su líder Horacio

Cartes). Soledad, a criterio de los asesores de Efraín, tiene habilidades para contraponer al candidato cartista porque tiene el mismo perfil técnico y las mismas características que le permitirán disputar con éxito el mismo terreno conservador y de la juventud. En cuanto a lo económico, Soledad facilita el vínculo con sectores empresariales que decidieron apostar a la alternancia. Y dinero es un elemento indispensable para disputar con la ANR.

En cuanto a la ecuación electoral, admiten que Esperanza tiene un voto duro, pero consideran que Soledad es una opción desafiante. No fue fácil la negociación. A diferencia de otros, el segmento joven que apoya a Soledad rechaza la alianza con Efraín. Ella representa lo nuevo y él lo viejo. Pero los dos se necesitan. Ella no tiene estructura y a él le falta carisma y le sobra soberbia para amplificar los votos que le pueden dar el triunfo. INCERTIDUMBRE. Así como la incertidumbre carcome la interna colorada a partir de la designación de Cartes como “significativamente corrupto y con vínculos con el terrorismo” por EEUU, la definición de la dupla Efraín- Soledad también desató tormentas y generó malestares de imprevisibles consecuencias. La crítica es la contradicción del discurso de Efraín. El más irritado fue el colorado Hugo Estigarribia. “Él no puede tener en su chapa a elementos contaminados por el cartismo”, expresó.

Aprovechando el malestar de la izquierda, el llanismo busca posicionarse buscando el apoyo del Frente Guasu a su alicaído candidato Hugo Fleitas. Le ofrecieron la vicepresidencia. “Esperanza debe liderar la chapa”, les retrucó Lugo. Y aunque Equipo Joven acepte, en la izquierda no hay demasiado entusiasmo con pactar con el cartollanismo, que bajó drásticamente su cotización política por ser funcional de manera infame al tabacalero. Lejos de estas lides, Martín Burt presentó a María Luz Borja como su dupla. Ella es artesana, fundadora de la primera escuela de luthería y ostenta el cargo de embajadora de la marca país del Ministerio de Industria. Vientos fuertes golpean el barco de la Concertación. Veremos si Efraín logra apaciguar los ánimos de la izquierda, aprovechando su estadía en Colombia, donde participa, junto a Lugo y Esperanza, de la asunción histórica de Gustavo Petro. Tal vez aprenda del nuevo presidente colombiano las habilidades que lo llevaron al poder derrotando numerosas resistencias. Cuando desactivó los obstáculos, y especialmente la pelea consigo mismo, pudo ganar las elecciones en el tercer intento.

Textual

“Quienes quieran que me vaya, me van a tener que matar, no me van a sacar de la cancha. El odio los va a devorar a ellos, se van a devorar solos. Nosotros ofrecemos trabajo y honestidad. Si Dios no ordena otra cosa, yo voy a ser el próximo presidente del Partido Colorado”. (Horacio Cartes, ex presidente de la República).

Lo que hay que saber

SUGESTIVA. La llegada de congresistas de EEUU abonó rumores sobre el futuro de Cartes, ya que se habló de lucha contra el crimen organizado. Mario Abdo no disimuló su alegría.

HUMILLANTE. Las diputadas María del Pilar Medina y Rocío Abed se denigraron al calificarse “perritas de Cartes”, nada menos que en la sesión de la Cámara de Diputados. Generaron repulsa general.

STAND BY. El quinto round del proceso de juicio político a la fiscala Quiñónez se levantó luego de la provocadora intervención de Celeste Amarilla en contra de su colegas Medina y Abed.

GRAVE. La senadora Desirée Masi denunció que jueces y fiscales estaban al tanto de casos de lavado de dinero (Operativo A Ultranza), pero no actuaron, dejando escapar a los responsables.

Dejá tu comentario