24 jul. 2024

El Paraguay debe discutir un nuevo modelo de crecimiento

Más de una década de altos niveles de crecimiento económico no lograron cambiar la posición relativa de nuestro país en las estadísticas del desarrollo, aunque sí nos ubicaron como país de ingreso medio-alto. Paraguay está en un momento clave para discutir un nuevo modelo de crecimiento que contribuya mucho más al desarrollo. Pero ello requiere que políticos y autoridades económicas dejen el discurso simplista y cómodo y que la ciudadanía se comprometa con una participación activa y constructiva en la discusión.

La pandemia y la guerra con Ucrania solo son dos hitos que terminaron por demostrarnos que una economía basada en la producción y exportación de productos primarios y con escaso valor agregado no es un modelo que contribuye al desarrollo de un país.

Esto se sabe desde los clásicos de la economía como Adam Smith y David Ricardo, quienes dieron los primeros elementos para analizar los problemas económicos y sus posibles soluciones y, más tarde, las sucesivas crisis económicas dieron lugar a políticas algunas exitosas y otras fracasadas, pero todas con lecciones aprendidas.

Hoy, aunque nos enfrentamos a situaciones diferentes y múltiples crisis –económica, sanitaria, climática–, los desafíos y las aspiraciones siguen siendo las mismas: lograr que el crecimiento se traduzca en oportunidades económicas para las personas y familias y financiar los servicios públicos que se requieren para impulsar el bienestar y paz social y la productividad sistémica.

Cualquier teoría económica y experiencia exitosa de desarrollo muestra que la diversificación productiva y la industrialización son caminos necesarios para iniciar una trayectoria hacia el desarrollo. Esta transición tiene cimientos que también son irrefutables, como el aumento del capital humano y la oferta de servicios públicos eficientes y de calidad.

Aspirar a estas condiciones básicas e iniciales nos obliga a profundizar la discusión, lo cual tampoco es complejo ya que tenemos algún camino andado en estos objetivos, existen organismos del Estado con competencia y recursos y no debería haber niveles de disenso importantes.

Por ejemplo, impulsar cadenas productivas alimentarias que ya están en funcionamiento pero con capacidad instalada ociosa por la falta de insumos. En este caso particular, hay políticas y recursos dirigidos a la agricultura familiar que deberían impulsar la producción de alimentos tanto como bienes finales para las familias como para la industria. De esta manera se generan empleos e ingresos tanto en las fincas campesinas como en la industria y aumentan la oferta exportadora y el valor agregado.

El sector público, en este caso en particular, debe integrar sus esfuerzos para aumentar las capacidades y competencias en toda la cadena ofreciendo servicios de extensión agraria, asistencia técnica en estándares de calidad y buenas prácticas, mejorar la infraestructura vial de todo tiempo y reducir las fallas de mercado derivadas de las asimetrías de información y de la existencia de mercados imperfectos.

Para lograr estos objetivos cuenta con los medios necesarios, lo que se requiere es tener claros los objetivos y hacia allí direccionar el esfuerzo de coordinación e integración.

Una medida como esta no tiene oponentes, de hecho, varios préstamos internacionales se han gestionado para este objetivo cuyos resultados han sido escasos.

La ausencia de un interés real en una gestión eficiente y de calidad es el obstáculo. Por lo tanto, empecemos a dialogar sobre los cambios que requiere el crecimiento económico en aquellos aspectos donde hay acuerdos y necesitemos impulsar reformas que no implican conflictos sino solo compromiso gubernamental.

El modelo de crecimiento actual está agotado y nos enfrentamos ante un escenario de retrocesos de los avances logrados en el bienestar, muchos de ellos magros y débiles.

No podemos permitirnos pasos atrás. Hay responsables en el Gobierno que deben empezar a plantear a la ciudadanía nuevas trayectorias económicas.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.