Edición Impresa

El Gobierno debe revertir el subsidio Pytyvõ Medicamentos

El subsidio Pytyvõ Medicamentos, implementado por el Gobierno para proveer fármacos a los pacientes internados en terapia intensiva por Covid-19 de diez hospitales, no está funcionando debido a la excesiva burocracia ante los casos muy graves que necesitan de respuestas, pero sobre todo porque constituye en esencia un sinsentido. Los reclamos que evidencian el fracaso del emprendimiento son numerosos y deben llevar a una urgente revisión del mecanismo. La recomendación de muchos especialistas es que los medicamentos deben ser proveídos directamente desde las farmacias de los hospitales donde se concentran los casos de enfermos graves. Salvar vidas no puede depender de plataformas informáticas a las que muchas personas humildes y desesperadas no pueden acceder directamente, ni de trámites engorrosos que notoriamente no sirven.

Ante el desesperado reclamo de muchos familiares de personas internadas en terapia intensiva por Covid-19, que no tienen acceso a fármacos esenciales para sostener el tratamiento médico, el Gobierno implementó el subsidio denominado Pytyvõ Medicamentos.

El Decreto 5109 del Poder Ejecutivo dispone que este programa sea implementado en diez hospitales respiratorios. El subsidio abarca una lista de 30 medicamentos e insumos de alta demanda por parte de pacientes con cuadros graves de Covid, tratados en los centros asistenciales. Los fondos para llevar adelante este subsidio provienen de los recursos de la Ley de Emergencia que fueron destinados al Ministerio de Salud Pública.

El protocolo para acceder al programa parece haber sido diseñado por el mismo Franz Kafka. Se exige que, tras recibir la receta médica del fármaco necesario, un familiar o encargado designado debe acercarse hasta una farmacia que cuente con el medio de pago Red Infonet, para solicitar el presupuesto de compra. Posteriormente, se debe ingresar a la página web www.subsidiomedicamentos.gov.py y llenar el formulario disponible. Luego de completar la solicitud, que tiene carácter de declaración jurada, la persona que realiza la gestión debe recibir en el número de celular que ha indicado un mensaje que confirma que el costo del medicamento ya fue depositado y acercarse nuevamente a la farmacia para la compra del mismo.

Al momento del pago, el familiar debe indicar que pagará bajo la modalidad de “tarjeta cédula”, que consiste en ingresar el número de cédula del familiar al POS de Infonet, luego de haber mostrado el documento. El cajero indicará al beneficiario el PIN de transacción.

El mecanismo no está funcionando, por un lado, y en primerísimo lugar, debido a la excesiva burocracia y el largo tiempo que se demora en responder ante los casos muy graves. En segundo lugar, no funciona porque en sí mismo es una idea absurda, ajena al sentido común.

Los familiares de los enfermos que acampan en forma precaria junto a los hospitales no disponen de facilidades para acceder a internet, ni tiempo que perder cuando cada minuto puede significar la diferencia entre la vida y la muerte para sus seres queridos. Exponerlos a una demora de 24 a 48 horas, o más, implica jugar con la vida de los mismos.

El Gobierno debe dejar de lado las ideas disparatadas y escuchar a los especialistas. Los medicamentos tienen que ser proveídos directamente por las farmacias de los hospitales donde se concentran los casos de los enfermos graves.

Salvar vidas no puede depender de plataformas informáticas a las que muchas personas no pueden acceder directamente, ni de trámites engorrosos que notoriamente no sirven.

Es urgente y necesario corregir los errores, el subsidio Pytyvõ Medicamentos fue desde el principio una mala idea. Es el Estado el que debe proveer medicamentos e insumos a los hospitales.

Ningún paraguayo debe estar mendigando por oxígeno, medicamentos o camas de terapia. La abrumadora realidad que vive el país por la crisis del Covid es una muestra más del fracaso de este Gobierno.

Dejá tu comentario