Sucesos

El ataque de narcos en reserva se cobró la vida de un guardaparques

Bruno Chevugi (31) recibió heridas de bala. Su cuerpo sin vida fue hallado ayer a un kilómetro del lugar donde se enfrentaron con los cultivadores de marihuana, y trasladado al hospital de Curuguaty.

El guardaparques de la reserva forestal Mbaracayú, Bruno Chevugi, de 31 años, desaparecido al mediodía del pasado miércoles tras un ataque de narcotraficantes que cultivan marihuana en la zona, fue encontrado sin vida en la mañana de ayer, alrededor de las 7 horas, informaron desde la Unidad Especial de Búsqueda y Rescate (SAR).

Según agentes de la comisaría de Villa Ygatimí, fueron los propios compañeros quienes lo encontraron en la espesura del monte. El hombre tenía heridas de bala, que, se presume, serían la causa de su deceso.

Chevugi, de la etnia aché, y otros tres compañeros fueron sorprendidos el pasado jueves por un grupo de presuntos narcotraficantes, quienes serían cuidadores de plantaciones de marihuana, cuando incursionaban en botes por el río Jejuí, en el extremo sureste de la reserva, cercano a la comunidad de Horquetamí.

Una comitiva conformada por la Policía, la SAR y la Fuerza Aérea Paraguaya llegó hasta la reserva natural para iniciar la búsqueda de los guardaparques. Fueron intensos los trabajos de búsqueda de los rescatistas por tierra, agua y aire.

Finalmente, Bruno Chevugi fue hallado a un kilómetro del lugar del enfrentamiento, en cercanías del río Jejuimí, por uno de los equipos que realizaba rastrillaje por el río, acompañados de sus compañeros guardaparques.

Como el cuerpo fue hallado en una zona bastante inhóspita, el fiscal Jalil Rachid ordenó que sea llevado hasta el hospital de Villa Ygatimí, para su mejor inspección.

HIPÓTESIS. Según los agentes intervinientes, la víctima habría sido llevada por los narcotraficantes hasta la orilla del río, donde le habrían dado muerte. Tampoco descartan que el hombre haya recibido disparos en el lugar donde fueron sorprendidos por el grupo de narcos y caminado hasta el río, donde no pudo más seguir y murió.

En la noche de ayer, el cuerpo debía ser sacado en helicóptero, para ser trasladado hasta Villa Ygatimí.

SALVADOS. El jueves, cuando se encontraron con los presuntos narcos, los guardaparques estaban a bordo de dos botes por el río Jejuí. Solo tres de ellos regresaron. Hugo Mbujagi salió ileso del ataque y llegó alrededor de las 8.00 al puesto, donde denunció el hecho. La búsqueda se inició a las 11.30 por vía terrestre, aérea y por agua. A este contingente se sumó un grupo de guerreros de la comunidad aché de la zona.

A las 13.20 aproximadamente fue localizado uno de los desaparecidos, Eduardo Mennbogy, quien contó al equipo de rescate que pasó la noche encaramado a un árbol para resguardarse de los animales silvestres, y por la mañana caminó varios kilómetros en medio del bosque, hasta ser hallado.

Por su parte, Idilfo Franco, el tercer guardaparques, fue rescatado alrededor de las 14.30 en el bosque, por un equipo aéreo; se encontraba con cuadro de deshidratación y muy cansado, pero sin ninguna herida. El helicóptero descendió hasta el lugar donde estaba Franco, pero debido al mal tiempo ya no continuaron con la búsqueda de Chevugi.

Franco fue quien comentó que, al ser emboscados, miró hacia quienes les disparaban y vio a un grupo de unos diez hombres encapuchados. Al ser atacados, todos se lanzaron al agua. Bruno Chevugi, quien finalmente fue encontrado sin vida, lanzó un grito de desesperación, por lo que se cree que fue alcanzado por una de las balas.

Su cuerpo fue trasladado vía aérea, luego de un recorrido de 4 kilómetros a pie por la zona boscosa de la reserva, hasta el Primer Cuerpo del Ejército, y de ahí a la morgue del Hospital Regional de Curuguaty, para su inspección.

MARIHUANEROS

Según los agentes de la comisaría de Villa Ygatimí, existen varias parcelas de plantación de marihuana en la reserva, en medio de los bosques vírgenes que son de difícil acceso, que, sin embargo los cultivadores se ingenian para ingresar.

Además es común ver a cazadores que ingresan al lugar para matar animales silvestres, inclusive de especies en peligro de extinción.

La reserva cuenta con 18 guardaparques para las 64.000 hectáreas. Los mismos no dan abasto para toda el área protegida, según los propios empleados, que tampoco tienen medios suficientes para combatir a los narcotraficantes.

Los mismos solicitaron una urgente solución al problema, luego de perder a uno de sus compañeros.

Dejá tu comentario