Mundo

Ejército dice presente en elecciones brasileñas del próximo 7 de octubre

El número de candidatos a presidente de la República o a gobernadores de los 27 estados con origen militar pasó de 13 en los comicios de 2014 a 25, según un recuento del diario O Estado de São Paulo.

AFP

RÍO DE JANIERO - BRASIL

Un ex capitán del Ejército a la cabeza de las encuestas, el comandante en jefe que sale de su reserva: los militares raramente han estado tan presentes en el debate político brasileño, a menos de un mes de unas elecciones particularmente inciertas.

El número de candidatos a presidente de la República o a gobernadores de los 27 estados brasileños con origen militar pasó de 13 en los comicios de 2014 a 25, según un recuento del diario O Estado de S. Paulo.

Esta situación desafía a un país que todavía carga con el estigma de la dictadura militar (1965-1984). “Tras la dictadura, los militares permanecieron mucho tiempo a la defensiva, pero ahora son más visibles”, constata Nelson Düring, director del sitio especializado Defesanet.

El diputado y ex capitán Jair Bolsonaro, de 63 años, favorito en los sondeos para la primera vuelta del 7 de octubre, expresa frecuentemente su nostalgia por los años de plomo e incluso elogia a conocidos torturadores.

No es una coincidencia que haya elegido como compañero de fórmula a un general de reserva, Hamilton Mourao, otra figura polémica. Y prometió designar a seis generales para conformar su gobierno en caso de resultar electo.

Hace un año, el general Mourao saltó a las tapas de los diarios al afirmar que si la situación política, marcada por los escándalos de corrupción, seguía degradándose, el Ejército estaría obligado a “imponer una solución”.

Mourao asume actualmente un papel más protagónico en la campaña, mientras Bolsonaro se encuentra internado tras haber recibido una puñalada en el abdomen durante un mitin. Ese atentado llevó al comandante del Ejército, el general Eduardo Villas Boas, a zambullirse en el debate político.

En una entrevista publicada el domingo por O Estado de S. Paulo, afirmó que el clima de “intolerancia generalizada” podría incluso “cuestionar la legitimidad del próximo gobierno”. Y consideró una “tentativa de intromisión” que la ONU solicitara que el ex presidente de izquierda Luiz Inacio Lula da Silva, encarcelado por corrupción, pudiera mantener su candidatura.

Dejá tu comentario