Política

Diputados sanciona una cercenada ley de paridad que no plantea la igualdad

El proyecto original fue recortado desde un principio y dejó sin sentido la normativa que buscaba la participación paritaria en las listas electorales. Ahora Marito tiene la posibilidad del veto o promulgación.

Con las posturas ya definidas se dio ayer el debate sobre el proyecto de ley de paridad democrática, que con 54 votos sancionó la versión cercenada del proyecto original.

Con argumentaciones de que la versión de la Cámara de Senadores es inconstitucional o que las mujeres no necesitan de una ley para ocupar un cargo electoral, la mayoría de los legisladores de la Cámara de Diputados privaron a las mujeres de contar con una ley de paridad que les permita pelear por los espacios de poder en igualdad de condiciones con los hombres.

La diputada liberal Celeste Amarilla propuso el aplazamiento de la normativa, pero sin éxito alguno.

El colorado cartista Raúl Latorre argumentó a favor de la versión de la Cámara Baja y señaló que la propuesta original plantea algunas circunstancias que son inconstitucionales y que no hacen otra cosa que generar la perpetuidad del sistema de listas bloqueadas y que las organizaciones intermedias se verían afectadas y se atenta contra los derechos de terceros.

En sentido similar se expresó el patriaqueridista Sebastián Villarejo, quien sostuvo que ambos proyectos se gestaron en el anterior periodo y que eran más de 50 diputados que por primera vez tratarían el documento, pero sin tener más alternativas que aceptar uno de ellos, sin la posibilidad de realizar modificaciones.

Señaló que la propuesta del Senado no es viable ni aplicable. “El enfoque no es correcto”, aseguró.

Por su lado, la liberal Roya Torres hizo lectura de los dictámenes a favor y en contra de la Comisión de Equidad y Género, para posteriormente dar su postura particular, indicando que “las mujeres no necesitamos de una ley para salir adelante, ni de un proyecto que pueda darle una fuerza extra”. “Todas las mujeres que estamos aquí no somos fruto de ninguna ley”, remarcó.

en favor de la paridad. En cuanto a los defensores del proyecto original, la encuentrista Kattya González se valió de estadísticas que demuestran el poco espacio con que cuentan las mujeres en los cargos electivos y puntualizó que la normativa no viola ningún artículo constitucional y que, al contrario, establece el cumplimiento del artículo 48.

Recordó, asimismo, que el documento no se trata de la legalización del aborto, ni del matrimonio igualitario, tal como sectores contrarios a la propuesta manifiestan.

El colorado Arnaldo Samaniego expresó su posición a favor de la versión original y señaló que no existe igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, por lo que se necesita de una ley que oriente y encamine la participación igualitaria del hombre y de la mujer.

Sostuvo que el proyecto de Diputados es simplemente declarativa, mientras que el del Senado se encamina hacia la participación de las mujeres en el ámbito político.

Dijo que es sumamente baja la participación femenina actual en los espacios de poder.

El proyecto sancionado y que pasa a consideración del Poder Ejecutivo dejó en tres artículos los 18 originales y su único planteamiento es que se realicen campañas de concienciación dirigidas a la ciudadanía en general, a fin de eliminar las actitudes discriminativas y el desarrollo de programas de capacitación en materia de liderazgo para las mujeres.

Dejá tu comentario