Sucesos

Díaz Verón pidió salir de prisión alegando dolencias coronarias

Desde diciembre que la defensa solicita que el ex fiscal general del Estado obtenga su libertad. Hoy se cumplen seis meses de haber sido procesado por el delito de enriquecimiento ilícito.

El ex fiscal general del Estado Javier Díaz Verón planteó ante el Juzgado Penal de Garantías salir de prisión, alegando que sufría de una angina de pecho y que por tal motivo debía realizarse un cateterismo.

El abogado Mario Elizeche Baudo solicitó el arresto domiciliario para su cliente, vía incidente.

Sin embargo, la fiscala Natalia Silva se opuso a lo requerido, aunque aceptó que el ex hombre fuerte del Ministerio Público salga del penal militar Viñas Cué para hacer los estudios que así lo requiera, con base en el diagnóstico médico, así confirmó la interviniente.

Además, el médico forense Pablo Lemir señaló que el procedimiento del cateterismo no tendría efectos prolongados en el tiempo y en un lapso de 24 horas ya podría estar en el penal, por lo que no veía la imposibilidad ni tampoco la situación de riesgo por ese hecho para que se otorgue el arresto domiciliario.

La fiscala Silva añadió que desde diciembre Díaz Verón se realiza los estudios y sale por unas horas de su lugar de reclusión.

Cabe destacar que este 24 de febrero se cumplen seis meses que el ex fiscal general está preso, tras ser imputado por el delito de enriquecimiento ilícito, que tiene una expectativa de pena de diez años de cárcel. Aunque la pena mínima es de un año, según la Ley Nº 2523/04.

Imputación

Tras siete meses de investigación penal, Díaz Verón y su esposa María Selva Morínigo de Díaz fueron imputados por la fiscala María Estefanía González, el 13 de agosto del año pasado por no poder justificar ingresos de G. 3.764.317.044. Además, la representante del Ministerio Público pidió la prisión preventiva y ordenó la detención de ambos.

Explicó que la ex máxima autoridad fiscal fue imputada por enriquecimiento ilícito, ya que durante los años 2014, 2015 y 2016 arrojó un saldo negativo por valor de G. 1.147.058.591. Resaltó que dicho monto representaría sus ingresos que no provendrían de fuentes legítimas.

En cuanto a lo que respecta a Morínigo, durante los años 2013, 2014 y 2016 no pudo justificar el origen de unos G. 991.548.265; es decir, no se comprobó un total de G. 2.138.642.856.

La interviniente dijo que los montos que figuran en la declaración jurada del ex fiscal general es concepto de salario, por el ejercicio de la docencia, por la venta de ganado y en algunas ocasiones por préstamo otorgado. En lo que respecta a la esposa, en concepto de salario y honorarios profesionales y en otras también por créditos.

Recalca que Morínigo, a más de haber destinado sumas de dinero en concepto de gastos, también aportó y constituyó empresas que aparentemente serían fantasmas.

La cifra


3.764.000.000 es el monto que el matrimonio Díaz-Morínigo no pudo justificar en sus ingresos, con base en la declaración jurada.

Militares se quejaron de privilegios de ex fiscal

Mientras algunos suboficiales están hacinados en la prisión militar de Viñas Cué, otros presos como el ex fiscal general del Estado Javier Díaz Verón; el diputado con permiso Ulises Quintana y otros civiles (hijos de coroneles) gozan de privilegios con el guiño de jefes militares. Preparan asado y pasan las horas con mayores lujos (piezas con baños privados, televisores plasmas y cable), situación diferente a la del resto de la población penitenciaria, según denunciaron los suboficiales que están presos en el mismo lugar.

Díaz Verón primeramente fue derivado hasta el penal de Tacumbú, donde tuvo el prontuario número 3.582 y luego trasladado hasta Viñas Cué.

Dejá tu comentario