21 feb. 2024

Detectan secuelas en mineros por el exceso de mercurio en sus cuerpos

Pérdida de memoria, temblores e irritabilidad son algunos efectos que presentan quienes se exponen al metal pesado. Análisis fue de orina, sangre y evaluación de signos neurotóxicos.

De los 99 mineros evaluados en Paso Yobái, Departamento de Guairá, el 11% presenta valores que exceden el rango permitido de presencia de mercurio en el cuerpo. De hecho, lo ideal es que no exista ni un solo microgramo, señala la doctora Laura Flores, especialista en salud ambiental y consultora externa contratada para este estudio liderado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades).

“Al trabajar en la amalgamación de oro se quema el mercurio y su vapor es lo que se inhala. La vía de ingreso más probable es la respiratoria. En menor proporción también está el contacto con la piel”.

Las personas que dieron positivo a la presencia de mercurio, especialmente las que excedían el límite permitido, presentaban pérdida de memoria, temblores, en las manos sobre todo, irritabilidad, enojos y otros. Las evaluaciones durante el 2018 consistieron en análisis de sangre y orina, además de una evaluación de signos y síntomas neurotóxicos, a través de un cuestionario.

El 81% de la población estudiada trabaja directamente en la minería de oro en tareas como operador de canteras, molinero, sopletero, centrífuga, placa, retorta, supervisor. El 18% no trabaja directamente en la minería, pero vive en áreas de uso de mercurio o acompañan el proceso de extracción de oro artesanal visualmente, según el estudio.

Para tomar el límite de valor permitido, el equipo utilizó la literatura científica alemana, cuyo punto de corte es de 5 microgramos. “El valor más alto que encontramos entre los trabajadores fue 17 microgramos de mercurio, luego tenemos 14, 13, 12 y 10 microgramos”.

Este tipo de estudio fue el primero hecho en el distrito donde la minería para extracción de oro es la principal actividad. Para la doctora, es necesario realizar de manera frecuente esta vigilancia biológica.

Lo ideal –considera– es evitar exponerse al mercurio y utilizar otras tecnologías y con la manipulación adecuada.

CONTAMINACIÓN. Pobladores de Paso Yobái se manifestaron hace unos días por la contaminación de lo que alguna vez fue el cristalino arroyo Gasory. Tras la movilización ciudadana el Mades realizó verificaciones y toma de muestras de sedimentos en 12 puntos. Con esto buscarán la presencia de mercurio en el cauce hídrico, teñido como tierra colorada.

El primer resultado será presentado para finales de este mes y el siguiente informe para febrero del 2020. El muestreo se realizará de manera semanal, según Flores, quien realiza la consultoría también para este caso.

El mercurio ingresa sobre todo al inhalar el vapor tras la quema para la amalgamación de oro. Laura Flores, especialista en salud ambiental.

Efectos del mercurio
Los daños del metal pesado para el humano, según la doctora, son sobre todo a nivel neurológico y cognitivo. El mercurio también está en las pilas, pesticidas, fungicidas, termómetros, restos de fluorescentes, amalgamas dentales, instrumentos médicos, vacunas. Estos, al convertirse en desechos, son los tipos de residuos más encontrados en cauces hídricos. El mercurio, afirma, luego se transforma en sustancia orgánica, en el agua, y es alimento para peces.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.