28 feb. 2024

Del morbo de la corrupción a la excelencia virtuosa

Sergio Noe – sergionoe@gmail.com

Uno de cada dos (48%) reconoce que los que pagan sobornos reciben una “recompensa interna” o un “beneficio importante” en su empresa. Dos de cada tres empleados (64%) creen que la persona que “coimea” obtendría un “estatus especial”, y casi la misma proporción (60%) considera que el “coimero” sería “ascendido” o “promovido” por beneficiar a la empresa. Dos de cada cinco obreros (39%) piensan que alguien de su empresa sobornaría a un funcionario público para recibir “tratos preferenciales”. Estos datos son de la encuesta de Global White Collar Crime Survey (2018), hecha por la Universidad de Manchester del Reino Unido y la firma legal estadounidense White and Case.

Otro estudio del Centro de Recursos Anticorrupción U4 (Noruega), lanzado este año, revela que la “sicología cognitiva de la corrupción” perfila que una persona con “alto grado de poder” es más propensa a ser corrupta. El estudio asegura que el corrupto busca beneficios personales y su conducta manifiesta un escaso autocontrol, percibe que sus actos corruptos solo crearán daños indirectos y se mueven en entornos donde el castigo es casi nulo.

Los corruptos, según los noruegos, tienen cierta dosis de adrenalina para aceptar riesgos por una potencial recompensa y la incertidumbre –que actuaría como una suerte de placer obsesivo o compulsión morbosa– lo anima aún más a comportarse corruptamente. En tanto, uno de cada diez paraguayos (11,5%, un bajo porcentaje) ve la corrupción y falta de transparencia en el país como un problema, según los “Indicadores de gobernabilidad democrática en el Paraguay” (2009).

Estos estudios no añaden novedad a lo ya sabido, pero explican mejor la existencia de un clima colectivo y colaborativo de la impunidad, que propicia que estas conductas de corrupción germinen. Además de gozar de buena salud, la corrupción es bien vista y hasta incluso aplaudida, fomentada y aprobada por un entorno colegiado y cómplice. Todo esto encaja con la sicología paraguaya, cuya cultura del “vai vai” (lo mal hecho) y del “oparei” (impunidad) son favorables para cultivar más el entorno de hermetismo, secretismo, clientelismo y nepotismo que nos alejan de un estándar internacional de anti-corrupción.

En nuestro imaginario colectivo, el corrupto goza de cierto éxito social y hasta aplaudimos secretamente que sea “poguasu” (mandamás), “mbareté” (prepotente), “mondaha” (ladrón), “pokare” (tramposo), “japu” (mentiroso) y “ñembotavy” (desentendido) si beneficia a nuestra bancada, pero lo repudiamos si actúa contra nuestros intereses.

La “conducta corrupta”, erradicable con educación y un control ciudadano, dista mucho del ideal descrito por Aristóteles. El filósofo griego, ya hace dos mil años atrás, hablaba de la inclinación del hombre a la excelencia, a la “conducta virtuosa”, fruto de la disposición voluntaria y racional (a diferencia del animal) adquirida a través del hábito y que apunta al “equilibrio” entre dos vicios (el exceso o el defecto).

Ante tantas denuncias de corrupción difundidas en la prensa nacional, que evidencian esa degradación ética humana exasperante, no se puede caer en la excusa de diluir esa vocación a la perfección aristotélica o al ideal de conducta que despierte la excelencia.

Para muchos, sería iluso de mi parte pensar así ante tanta injusticia, pero reconozco que la perfección de modo solitario es casi imposible. Es clave un entorno favorable, una educación y una “presencia de personas” –maestros y compañeros de camino– que nos ayuden a mirar constantemente el ideal de perfección aristotélico (encarnado en Jesús, según la tradición cristiana), que no apague nuestro deseos de justicia y verdad. Pero, tropezar por el camino no es traicionar el ideal, ya que solo una “presencia” que nos ama hará posible transitar la vida con esperanza y sin miedos hacia la plenitud humana, acorde a su estatura original, dispuesto al servicio de los demás.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.