20 feb. 2024

De las mujeres

¿Qué es el Estado para las mujeres? Las cifras estadísticas muestran que este sector de la población corre en desventaja y con más dificultades para su desarrollo en comparación con las condiciones en el transitar de los varones.

Las garantías para el desarrollo de las personas deben ser aseguradas por el Estado y es por eso que no se puede separar la vida cotidiana de las decisiones políticas. Las voces de las mujeres, esa mitad de la población, no está suficientemente representada, sus necesidades y problemas no están visibilizados ni siendo llevados a los estamentos con poder de decisión.

Datos oficiales señalan que las tareas de cuidado en Paraguay son realizadas por la mitad de la población mayor de 14 años. En este grupo, la mayoría son mujeres y ellas dedican casi 13 horas a la semana a esta actividad, casi duplicando al tiempo que dedican los varones, que es de 7,5 horas a la semana. Esta situación es considerada una gran limitación para acceder al empleo.

Entonces, es necesario promover garantías desde el Estado, como políticas públicas, pero también, la representación política.

Las mujeres deben estar ahí, participando en espacios de decisión, y para ello, es necesario reconocer que existen dificultades estructurales en su carrera política.

Actualmente, en el Congreso, por ejemplo, de 80 diputados, solo 15 son mujeres, de las cuales, varias ingresaron solo por suplencias. Este número representa apenas el 19% de la representación. En el Senado, de 45 senadores, solo 6 son mujeres, es decir, el 13%.

¿Cómo se podría visibilizar a las mujeres y sus luchas cotidianas si no tienen suficiente voz en los espacios de poder? Pues ese debe ser el proyecto político.

El trabajo de las mujeres se vio más notoriamente durante la pandemia, con las ollas populares; recientemente las atletas también visibilizaron cómo en medio de sus tareas se hacían cargo de sus bebés.

Igualmente, muchos proyectos surgieron a partir de la iniciativa de las mujeres, como la legislación sobre lactancia materna y permisos por maternidad y paternidad.

La visión de la mujer es importante. Una prueba de ello es el proyecto presentado por las diputadas Rocío Abed, Esmérita Sánchez y Roya Torres, que establece la provisión gratuita de elementos para la gestión menstrual.

La iniciativa se convirtió en ley en octubre. Las legisladoras alegaron que muchas mujeres no pueden acceder a estos productos por limitaciones económicas y que incluso niñas y adolescentes dejan de ir a la escuela por esta problemática.

“Aportar a la reducción de la brecha de desigualdad y la discriminación vinculada al ciclo menstrual”, citaba uno de sus objetivos.

Desde las esferas sociales estas demandas existen. Hay mucho por hacer. Necesitamos de la dinámica de las mujeres involucradas en política pidiendo al Estado que haga más cosas para que las que se ocupan de las tareas invisibles puedan hacer otras. Que se comience a hablar de guarderías públicas, de centros seguros contra la violencia y, por qué no, de una ley contra la violencia política contra las mujeres, un hecho que frena la participación y se replica en la sociedad.

Las elecciones están a la vuelta, comencemos a hablar de participación de mujeres.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.