País

Damnificados convierten en villas permanentes refugios en las calles

 

El pronóstico que habla de la posibilidad de otra inundación en los próximos meses deriva en un nuevo fenómeno: el de la conversión por parte de los damnificados en una suerte de villas permanentes los refugios instalados en los espacios públicos habilitados de Asunción, como paseos centrales, plazas y predios estatales.

Esto se debe a que las familias que optan por retornar a las zonas ribereñas, ante el retroceso de las aguas, dejan instaladas sus precarias casas de terciadas y chapas en las calles y avenidas capitalinas, previendo que en el futuro inmediato deban volver en caso de que se produzca una crecida.

Rosa Servín, coordinadora de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) para los albergues de Corona 1, Corona 2, Sub 5 y Vía Férrea, informó que se tiene el reporte de que el río Paraguay subirá otra vez de nivel, el cual podría llegar a una altura de 6,20 metros, lo cual hace que muchos ribereños vuelvan a sus asentamientos en las costas pero sin abandonar del todo los refugios que ocupan desde febrero pasado.

La misma apuntó que un promedio de 50% de los evacuados optan por este sistema bajo el argumento de que si se tiene otra inundación es un tanto tortuoso y complicado conseguir un lugar.

“Esto ya se produjo en una oportunidad y cuando tuvimos que traerlos nuevamente, el traslado se hizo bajo una intensa lluvia que generó todo tipo de inconvenientes. Por todo eso, nadie quiere perder su sitio”, precisó.

Informó que el próximo lunes 19 ya contarán con los camiones necesarios para apoyar en la mudanza a los que quieran hacerlo.

POSTURA. Por su parte, el intendente asunceno Mario Ferreiro sostuvo que mientras no se realice una avenida Costanera que “priorice a la gente y no a la ruta” se seguirán ocupando las áreas verdes como plazas y parques y los pases centrales.

“Meteorología nos dice que por este año todo tranquilo pero que en marzo volverá la inundación. Entonces toda la gente que ahora está bajando a sus casas, en algún lado tendrá que volver y el único lugar donde podrán hacerlo son las plazas, a pesar del sufrimiento del intendente que llega cada cinco años” , lamentó.

El jefe comunal abogó por colocar en la agenda nacional y no solo municipal el tema de la construcción de soluciones habitacionales que acaben definitivamente con esta problemática.

“En el barrio San Francisco se construyeron 1.000 viviendas pero faltan 20 mil para solucionar todas las necesidades de los bañados, que es como 20 barrios San Francisco”, puntualizó.

En febrero la gente retornó a sus casas y en marzo vino otra crecida. Fue traumático. Por eso no salen del todo. Rosa Servín, SEN.

Dejá tu comentario