Economía

Cuestionan posición paraguaya para la COP26

 

La posición de Paraguay para la COP26 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) es una vergonzosa muestra de la complicidad del Gobierno con los sectores más destructivos de la economía y de la naturaleza en perjuicio de toda la sociedad, de acuerdo con una postura institucional de la Iniciativa Amocotide.

La organización trabaja por la protección del Chaco y de quienes viven en sus bosques; además de acompañar procesos de los ayoreos en la defensa de su tierra, cultura y forma de vida.

“La sumisión del Gobierno a estos intereses significa impunidad para los graves delitos ambientales perpetrados cotidianamente por estos en su avidez por expandir el modelo extractivo que agotó casi al extremo las existencias de los bienes naturales del dominio público”, sostiene la entidad en un comunicado.

Según la Iniciativa, el documento criticado expresa, sin prejuicios y de manera categórica, que “la producción primaria (agrícola, ganadera y forestal) representa la base de la actividad socioeconómica del país” y que “se considera relevante proteger el modelo productivo local, a fin de salvaguardar la seguridad alimentaria”.

De acuerdo con el comunicado que emitió la Iniciativa, las afirmaciones de quienes fueron a la COP26 a Glasgow (Escocia) obvian el hecho que los medios de producción se encuentran presas de un oligopolio narcoempresarial que, a su vez, es mantenido por un elenco narcopolítico encargado de indultar y facilitar todo tipo de actividad caprichosamente definido por la casta decisoria.

“El sitial al que el partido único que ejerce hegemonía política en el país ha llevado al Estado paraguayo es de total subordinación a los intereses particulares de los pocos grupos que controlan el territorio paraguayo como guarida para actividades al borde de la ilegalidad y siempre destructivas del ambiente, erigiéndose el modelo económico en la principal causa de emisiones de gases de efecto invernadero en el territorio nacional, alcanzando el 90% de estas”, refiere el comunicado.

Se agrega que el modelo económico implementado en el Paraguay es indefendible, es un modelo de base feudal, dominado colonialmente por poderes fácticos relacionados a actividades ilegales, generadoras de ingentes emisiones GEI.

El comunicado en cuestión finaliza mencionado: “(...) parece que la defensa de lo indefendible es la vocación del Gobierno del Paraguay y hacer el ridículo, la ofrenda más preciada a sus amos”.

Dejá tu comentario