Economía

Cuestionado ex viceministro asume en la presidencia de la Essap

 Ayer se confirmó a Natalicio Chase como el nuevo presidente de la Essap. Sindicalistas ven con buenos ojos su designación, a pesar de las denuncias que arrastra desde su época de viceministro y empresario.

Luego de días de incertidumbre en el funcionariado ante la indefinición, ayer se realizó la asamblea para conformar el nuevo directorio de la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay SA (Essap).

Fue designado como presidente Natalicio Esteban Chase Acosta. Completan el directorio: Hugo Medina (director), Miguel Ángel Quinto (director) y Severo Alarcón (síndico).

Chase es ingeniero civil y máster en Salud Pública y Ambiental, por la Universidad Católica de Asunción. Posee otras especializaciones en el Paraguay y el exterior. Trabajó en la Corporación de Obras Sanitarias (Corposana), que luego se convirtió en Essap. Del 2001 al 2003 se desempeñó como viceministro de Finanzas y luego como viceministro de Obras, en el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

Trabajó en Petropar como gerente (2003-2005). En el sector privado, desde el 2008 fue presidente de Jonica SA, una empresa constructora.

Cuestionamientos. Ni bien se confirmó a Chase, empezaron los cuestionamientos en redes sociales y denuncias acercadas a este diario. La más destacada es la que está relacionada con Jonica SA, empresa encargada de la construcción del estadio de la Liga Limpeña.

Según una publicación en la web de la Secretaría Nacional de Deportes (SND), se cortaron relaciones con la empresa al comprobarse que las obras avanzaron lentamente y que la estructura tenía “serios daños”. De todas maneras, en la web de Contrataciones Públicas se puede observar que a Jonica SA se le adjudicaron al menos 21 licitaciones, de diferentes instituciones.

Promesas. Conversamos con Chase acerca de sus planes. “Tenemos una cobertura del 2% en el tratamiento de efluentes (...) de 11% de red cloacal y de agua estamos alrededor de 89%”, afirmó.

Essap debe apostar al fortalecimiento institucional y a la tecnología, dijo. Otro desafío es levantarla financieramente, teniendo en cuenta que apenas el 56% del agua distribuida es pagada.

La coordinación con las municipalidades para solucionar y evitar los caños rotos será fundamental, señaló.

En cuanto al relacionamiento con los trabajadores, dijo que está abierto al diálogo y que no habrá despidos de “nadie que no se merezca”.

Dejá tu comentario