Economía

Crece el endeudamiento en medio de la desaceleración económica

Banqueros advierten que el menor dinamismo económico está siendo enfrentado con un mayor endeudamiento de los productores. Instan a mantener el rigor en el análisis de los préstamos.

La actividad económica y el mercado de créditos exhibieron comportamientos opuestos en el primer cuatrimestre del 2019. Mientras que el dinamismo de los distintos sectores productivos del país reportó una baja de 3,4% entre enero y abril pasado, los préstamos otorgados por los bancos de plaza experimentaron un incremento del 20%, según los últimos registros del Banco Central del Paraguay (BCP).

Esta dicotomía entre el movimiento económico y la demanda de financiamiento, tanto en números como en tendencia (ver infografía), se puede explicar con la necesidad de recursos que sienten los actores del mercado para enfrentar los efectos de la menor producción, sostiene Óscar Lovera, miembro del Directorio del Banco Nacional de Fomento (BNF).

“Esta dinámica observada en la economía, principalmente en el sector agrícola, está haciendo que estos sectores se acerquen a los bancos y a las entidades financieras a solicitar algún tipo de refinanciamiento o refuerzo en materia de crédito, para poder hacer frente a lo que se viene y en la expectativa de que esto se va a recuperar en la siguiente zafra”, detalla.

Le puede interesar: El 2019 puede tener el crecimiento económico más bajo en siete años

En este escenario de desaceleración económica, el presidente del banco BBVA en Paraguay, Ignacio Sanz y Arcelus, considera que se debe mantener la rigurosidad en el análisis del destino de los créditos y asegurarse de reunir las debidas garantías, un fin productivo y capacidad de repago. Si se cumple con esta práctica, destaca que se puede convertir a la crisis en un momento de oportunidad, para repuntar la inversión.

PRESENCIA FINANCIERA. “Las instituciones financieras tenemos que estar en el mercado para dinamizar, para canalizar el ahorro de nuestros depositantes a proyectos de inversión con visión de futuro y que sean interesantes. Paraguay está ante un gran desafío, un año que no está siendo fácil, los vecinos han estado complicando el escenario regional, tanto Argentina como Brasil no han pasado por sus mejores momentos y eso repercute. Los precios de los commodities, a los que Paraguay es muy sensible, no han acompañado”, asevera.

El sector agropecuario sufre este año los embates de las condiciones climáticas adversas y el deterioro de los precios internacionales de sus productos de exportación. En el caso del agro, la última sequía redujo de manera considerable el volumen de producción de la zafra sojera y la ganadería se vio afectada por las lluvias e inundaciones.

Lea además: El crecimiento económico no llega a los más pobres, admite el BCP

Esto trajo como consecuencia que la exportación de granos de soja tenga una retracción de 28,7% a mayo de 2019, respecto al mismo periodo del 2018; los envíos de carne, por su parte, disminuyeron en 18,1%.

Ante estos factores, el BCP redujo recientemente de 4% a 3,2% su proyección de crecimiento económico para el 2019 y admite que aún existe un sesgo a la baja, que será confirmada o descartada en la actualización de julio próximo.

Firmas privadas corrigieron hasta a menos del 2% el pronóstico de expansión del producto interno bruto (PIB) de este año y para el 2020 esperan un rebote no tan pronunciado, de 3,7% a 4,7%.

El Gobierno encara un plan de reactivación económica.

Embed

Medidas para asegurar créditos y refinanciación


El Banco Central del Paraguay (BCP) dispuso la semana pasada la liberación del 2% del encaje legal aplicado a los depósitos en moneda extranjera, lo cual implicará una disponibilidad de unos USD 100 millones para los bancos de plaza.

La medida apunta a promover el crédito y la refinanciación de deudas a sectores productivos que están siendo afectados por la actual desaceleración económica.

Hernán Colmán, superintendente de Bancos, explicó que esta disposición busca dotar de las herramientas necesarias a las entidades financieras para que “a medida que vayan haciendo sus operaciones, en la eventualidad que requieran fondos adicionales, puedan retirar esos fondos e incorporar dentro de su fondeo usual”.



Dejá tu comentario