Mundo

Congreso de Perú recurriría su cierre al Constitucional

 

Los líderes del recién disuelto Congreso de Perú evalúan presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional para revertir esa medida presidencial, aunque desconfían de los magistrados de esa Corte, dijo ayer el jefe parlamentario Pedro Olaechea.

“Estamos evaluando presentar un recurso al tribunal para que defina si la disolución se ajusta a la Carta Magna, pero lo estamos evaluando porque hoy día sabemos que el tribunal es adicto al gobierno del presidente Martín Vizcarra”, expresó Olaechea en una rueda con la prensa extranjera.

Las principales jerarquías del Congreso pidieron apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA) para revertir la disolución, pero el ente continental respondió que este era un asunto interno y compete al Tribunal Constitucional (TC) peruano. “La Secretaría General de la OEA considera que compete al Tribunal Constitucional del Perú pronunciarse respecto a la legalidad y legitimidad de las decisiones institucionales adoptadas”, precisó la entidad. Olaechea aseguró que buscó sin éxito el diálogo con Vizcarra. “Desde que asumí la presidencia (en julio) tendí puentes al presidente Martín Vizcarra, pero no quiso conversar porque para el Ejecutivo el Congreso es corrupto, porque los legisladores pertenecen a partidos corruptos”, expresó.

LA IGLESIA PIDE CALMA. La Iglesia Católica llamó ayer a los líderes peruanos a respetar al adversario y evitar la violencia, un día después de que el presidente Vizcarra disolviera el Congreso, acto tildado por la cúpula empresarial como violación de la Constitución. “Llamamos a que cada uno de ellos (los líderes del gobierno y el parlamento) considere a la par el reclamo de sus atribuciones con el respeto al adversario, dado que seguirá siendo un actor político”, dijo el presidente de la Conferencia Episcopal, Héctor Miguel Cabrejos. “Urge la definición, cuanto antes, de una política estable, que perdure por lo menos hasta las próximas elecciones, dada su gran importancia”, agregó Cabrejos en alusión a los comicios legislativos anticipados convocados por Vizcarra para el 26 de enero.

Por otro lado, la tranquilidad reina en Perú tras la disolución del Congreso, con el debate centrado ahora en la constitucionalidad de la decisión del presidente Vizcarra y, también, en la designación, por una facción del Legislativo, de la vicepresidenta Mercedes Aráoz como presidenta en funciones. Ayer, las calles de Lima y las principales ciudades del país mostraron la rutina y el tráfico cotidiano tras las manifestaciones de apoyo que recibió la medida anunciada por Vizcarra.

Dejá tu comentario