País

Con profundo dolor, despiden a Pecci hoy en Parque Serenidad

Los restos del fiscal asesinado el pasado martes en Colombia serán inhumados en el cementerio privado, tras arribar ayer de madrugada, en vuelo comercial.

Minutos antes de las 05:00 de ayer, bajo una copiosa lluvia, fue desembarcado del compartimiento de cargas de un avión de la aerolínea Copa el féretro que cargaba los restos del fiscal Marcelo Pecci. De esta forma, regresaba al país el fiscal delegado de la Unidad Especializada en la Lucha contra el Crimen Organizado del Ministerio Público, luego de ser asesinado el pasado martes por sicarios presuntamente enviados desde el submundo del crimen organizado, en una isla de la costa caribeña de Cartagena de Indias, Colombia, a donde había ido a pasar su luna de miel con su esposa tras su reciente boda.

El féretro llegó en un contenedor envuelto con la bandera tricolor. En el espigón presidencial del aeropuerto internacional Silvio Pettirossi lo esperaban, sumidos en el dolor y la consternación, la esposa y demás familiares, además de algunas autoridades. El padre, Francisco Pecci, al recibir a su hijo asesinado, cubrió su ataúd con una bandera paraguaya.

Tras el recibimiento, se hizo en el sitio un homenaje al fallecido fiscal, con la participación de la banda de música de las FFAA; la presencia de la fiscala general del Estado, Sandra Quiñónez, y el ministro del Interior, Federico González.

Luego los restos del fiscal partieron de Luque, acompañado de una extensa caravana de vehículos que lo escoltó hasta el Centro de Entrenamiento del Ministerio Publico, donde sus colegas fiscales, directores, y otros funcionarios le rindieron homenaje póstumo.

Posteriormente, el féretro fue llevado hasta el salón Memorial, ubicado sobre la avenida Mariscal López, en el barrio Herrera, de Asunción, donde una gran cantidad de familiares, amigos y allegados llegaron para dar su último adiós al agente.

Marcelo Pecci, siendo agente de la Unidad Especializada contra el Crimen Organizado, fue asesinado de tres disparos de arma de fuego en una playa privada en la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia.

El hombre estaba en compañía de su esposa, la periodista Claudia Aguilera, pasando el último día de su luna de miel en la playa del hotel Decameron, en la isla Barú, cuando fue atacado a tiros por sicarios que llegaron en una moto acuática. Minutos antes, la pareja había anunciado en las redes sociales que iban a ser padres.

Según los informes forenses, el agente recibió tres impactos de bala, uno en el rostro y dos en la espalda. Luego los sicarios se dieron a la fuga en la misma moto acuática en la que llegaron. Se trasladaron hasta otra playa contigua a la de Barú, donde habían alquilado la moto acuática y la devolvieron 16 minutos después de haberla alquilado por media hora.

Las investigaciones de la Policía y Fiscalía de Colombia manejan dos aristas sobre la fuga de los autores materiales del crimen. Una de ellas se refiere a que ambos sicarios abordaron una lancha que los aguardaba, tras devolver la moto acuática, mientras que la otra indica que ambos asesinos por encargo caminaron por más de 800 metros, mezclados entre los visitantes, y subieron a un automóvil.

Las autoridades colombianas pusieron de recompensa la suma de 2.000 millones de pesos (unos USD 500.000) para las personas que ofrezcan información que ayude a la captura de los asesinos.

SEPELIO. Los restos del fiscal Marcelo Pecci serán inhumados hoy, a las 10:00, en el Cementerio Parque Serenidad, en Villa Elisa. Familiares, amigos, ex compañeros y colegas del Ministerio Público acompañarán al agente fiscal hasta su última morada.


Opinión
“Era esquemático, muy estructurado”
“Desde el colegio, por la manera en que escribía utilizando una regla, su tipo de letra, la letra de Peché, decíamos nosotros, eso ya hablaba desde ese entonces lo que él era, un tipo esquemático, muy estructurado, muy apasionado por el trabajo. Era bastante íntegro, nunca dijo una sola palabra de las causas que estaba investigando. Él era una persona que estaba sumamente convencido de que estaba realizando lo correcto”, recordó Sebastián Acha, ex compañero de colegio de Pecci.

“Necesitamos que se haga justicia”
“Necesitamos de justicia, como Marcelo siempre bien lo trabajó en toda su vida profesional, tan honorable, honesta en su labor. Se debe hacer justicia. Estamos muy conmovidos por todo lo que pasó, pero tenemos bien claro el futuro. Tenemos un antes y un después de Marcelo. Marcelo dejó un camino a transitar muy importante, que es el pelear contra el crimen organizado que tanto daño hace a nuestro país y al mundo entero”, expresó con mucho dolor Martín Cubilla Andrada, ex compañero del fiscal Marcelo Pecci, en el colegio San José, de Asunción.

Dejá tu comentario