12 abr. 2024

Con cumbre de poderes no
se combate la corrupción

Una agenda bastante pesada es la que convocó a una inesperada cumbre de poderes, el pasado domingo. Lucha contra la corrupción, el contrabando, el tráfico de drogas y de armas fueron algunos de los temas que se trataron en la residencia presidencial donde se reunieron titulares de los tres poderes. La iniciativa de colaboración y el trabajo en equipo siempre serán bienvenidos, pero no se debe perder de vista que cada institución ya tiene asignada su función. Las cumbres no serán la solución si cada entidad no hace su trabajo.

El artículo 3 de la Constitución Nacional declara que el gobierno es ejercido por los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial y que dicha relación será en un sistema de independencia, equilibrio, coordinación y recíproco control. Y es bien concreta cuando dice que ninguno de estos poderes puede atribuirse ni otorgar a otro ni a persona alguna, individual o colectiva, facultades extraordinarias o la suma del Poder Público.

De todo esto, lo que mejor aplicaría para justificar una reunión de titulares de poderes es la coordinación y considerando que el motivo no ha surgido de un potencial hecho catastrófico o coyuntural y sumamente grave para la República, se podría afirmar que una cumbre de poderes no solamente no aporta mucho, sino que además y por sobre todas las cosas, socava los principios de independencia y el control mutuo.

En el Paraguay tenemos experiencia con este tipo de convocatorias, las cuales por lo general han terminado en cuestiones meramente declarativas porque una cumbre de poderes se parece mucho a formar una comisión o como afirma la conocida frase cuyo autor se pierde en la bruma del tiempo: “Si quieres retrasar, o distraer la solución de un asunto, crea una comisión”.

En la cumbre, los funcionarios hablaron sobre la lucha contra la corrupción, el contrabando, el tráfico de drogas y de armas y de acuerdo con los reportes, el presidente Santiago Peña pidió mantener una agenda conjunta entre los representantes de los poderes del Estado para poder combatir estos flagelos. No se puede negar que estos constituyen algunos de los más graves problemas a los que nos enfrentamos como nación, pero tampoco se puede dejar de señalar que se ve contradictorio y es desconcertante la preocupación del mandatario sobre la corrupción, cuando horas antes mencionaba su intención de deshacerse de la Secretaría Nacional Anticorrupción (Senac).

De la cumbre de poderes tomaron parte además de Santiago Peña; el vicepresidente de la República, Pedro Alliana; el asesor político de la Presidencia, José Alberto Alderete; su jefa de Gabinete, Lea Giménez; así como también el titular del Congreso Nacional, Silvio Beto Ovelar; el ministro César Manuel Diesel Junghanns, titular de la Corte Suprema de Justicia; el fiscal general del Estado, Emiliano Rolón; y el contralor general de la República, Camilo Benítez.

Se puede ver claramente que todos quienes son considerados relevantes en la lucha contra la corrupción, el contrabando, el tráfico de drogas y de armas participaron de la reunión. Precisamente, por eso podemos decir que es innecesaria una cumbre ya que además de poner en cuestión la idea de la independencia y el control mutuo de los poderes, cada institución tiene precisamente sus funciones definidas puntualmente por la misma Constitución Nacional, algunas de ellas incluso fijadas en el nombre de la institución como la Contraloría que debe controlar y la Fiscalía General que debe proteger el patrimonio público y social.

Santiago Peña afirmó tras el encuentro su satisfacción: “Tuvimos un hermoso encuentro, fue una reunión que para mí era clave terminar esta primera semana al frente del Ejecutivo para dialogar con ellos y transmitirles la necesidad de trabajar todos juntos en los grandes desafíos que tiene el Paraguay”. Lamentablemente olvidó mencionar su intención de eliminar la Secretaría Nacional Anticorrupción, lo cual sería un grave error pues precisamente lo que en Paraguay necesitamos es fortalecer las instituciones.

Es positivo que Peña tienda puentes y promueva el diálogo, sin embargo debe ser cuidadoso para mantener la independencia de los poderes por encima de toda suspicacia.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.