Sociales

Comunidad Aché Puerto Barra apuesta por el diseño de modas

 

La comunidad Aché Puerto Barra vio en la moda un camino que los entusiasma. El poblado se encuentra en el distrito de Naranjal, al Este, en la confluencia de los ríos Iñaró y Ñacunday, y cuenta con unos 287 miembros aproximadamente, quienes tienen como líder a la cacique Celica Tayjangi, quien es la segunda mujer en estar al frente.

Moda Aché se denomina el proyecto donde además de fortalecer el trabajo de las mujeres buscan satisfacer las necesidades de los distintos sectores de trabajo de la comunidad. La idea principal es brindar uniformes para los que desempeñan sus funciones en la cocina, la chanchería, la apicultura y otras áreas bien establecidas dentro de la organización de la población.

“Los primeros uniformes que queremos hacer son los de las cocineras, serían manoplas, delantales y gorros. Y después de la chanchería, que ya tiene establecido un estilo de uniforme. La idea, es ir adaptando y haciendo para los otros sectores de trabajo de la comunidad”, señala Valentina Piragi, según refiere la traducción del Aché al español de Rosalba López de Fostervold, directora de la escuela, quien hace de nexo para la llamada por WhatsApp para la entrevista.

Piragi es una de las líderes del emprendimiento que inició según destaca hace aproximadamente 5 años, cuando transformaron un aula de la escuela en un espacio de costura. De ahí, y gracias a la confección de uniformes para los docentes de la escuela y algunas prendas para los escolares más pequeños, vieron la necesidad de contar con un espacio propio. Todavía con algunos arreglos en proceso, se encuentran trabajando para tener mejores comodidades para cuidar el estado de las máquinas. Actualmente cuentan con 6 máquinas de uso doméstico y una overlock. “Existen limitaciones sobre todo para las máquinas que están en contacto todavía con el polvo por el lugar donde se encuentran, pero la idea es crecer y contar con más comodidades para la producción”, señala Rosalba López.

Una marca de moda Aché. El proyecto Moda Aché fue recientemente adjudicado por la Secretaría Nacional de Cultura. Con este impulso de fondos además de la adquisición de equipos y la compra de telas para la confección, buscan establecer un logo propio, que les permita ofrecer sus prendas fuera de la comunidad, específicamente a través de la Cooperativa y la Municipalidad de Naranjal, que son sus principales impulsores, destaca la profesora Rosalba, quien fue la encargada de pasar a papel los sueños de las costureras Aché.

A la espera de que los fondos se hagan efectivos, la comunidad se encuentra entusiasmada en la tarea de formar a mujeres y hombres jóvenes en las primeras armas con las técnicas de costura. “Ahora con la adjudicación del proyecto, se han animado muchísimo, es la primera vez que reciben un proyecto así, ya están practicando a coser con algunos pedazos de tela”, comenta Rosalba.

Sin esperas, avanzan con organización determinada. “Una vez que contemos con los fondos y vengan las máquinas y las telas, se va a trabajar con un equipo de 10 personas, que van a ser seleccionadas de las que se están capacitando, así se harán dos equipos de costura” destaca Rosalba.

Mientras Valentina Piragi refiere que siempre se tiene en cuenta que las tareas en el taller les permitan además cumplir con los quehaceres y otras actividades ya designadas. Para la confección de las prendas se utilizarán telas nacionales, dejando por un momento sus tejidos. Los colores serán elegidos en conjunto con toda la comunidad, así como los diseños. “Es un sueño que ellos han tenido siempre de que cada sector de trabajo de la comunidad tengan una identidad” dice Rosalba. Al momento de celebrar que “es un comienzo, nos estamos preparando para ser líderes en moda, especialmente Aché”, resalta.

Entre manoplas y tapabocas. Como varios destacados talleres de moda, el de la comunidad Puerto Barra, también está abocado a la tarea de la realización de tapabocas. La confección por el momento les sirve para la práctica para utilizar las máquinas en el camino a formar su propia marca. Los materiales son retazos de tela que van colectando dentro de la comunidad. A estas prendas también se le suman las manoplas que son las primeras que prueban los que todavía no han tenido un primer contacto con la costura.

lanzamiento online. Atendiendo a las medidas por la pandemia, la idea de realizar una presentación de las primeras prendas con un desfile que sería a final de año, ya fue descartada, por lo que se preparan para filmar el encuentro dentro de la comunidad y compartirlo con los colaboradores y todo el país a través de los soportes online.


A través del diseño de ropa de trabajo, la comunidad Aché Puerto Barra busca un espacio dentro de la moda.

Capacitación a costureros
El proyecto del taller de costura que inició con 4 mujeres de la comunidad Puerto Barra, busca generar un equipo de 10 colaboradores entre mujeres y hombres jóvenes, quienes se encuentran capacitando, probando sus habilidades para coser manoplas y tapabocas a partir de retazos de tela.

Temas

Dejá tu comentario