Mundo

China decreta alerta máxima y el coronavirus ya llega a 4 continentes

Unos 56 millones de personas están aisladas en las ciudades de China, que intenta frenar el avance del virus. Además de Asia, se registran casos en Europa, Oceanía y América.

China intensificó ayer las medidas de aislamiento y de control para evitar la propagación de la epidemia del coronavirus, que ha provocado una “situación grave”, en palabras del presidente Xi Jinping.

“Mientras tengamos una confianza firme, trabajemos juntos —prevención científica y tratamientos— con políticas precisas, seremos, con seguridad, capaces de ganar la batalla”, dijo Xi.

Restricciones de circulación en Wuhan, corazón de la epidemia, alerta máxima en Hong Kong, controles sistemáticos en los transportes. China se esfuerza por contener el virus, que ya ha provocado 54 muertes en el país y unos 1.600 infectados, según los últimos informes.

A partir mañana, las agencias de viaje chinas no podrán vender paquetes turísticos para grupos, anunció la cadena de televisión CCTV.

CUATRO CONTIENTES. Pero el virus se expande y ya está presente en cuatro continentes. Europa registró sus primeros tres casos el viernes, en tres personas que viven en Francia y que habían estado recientemente en Wuhan, epicentro del nuevo coronavirus, de la familia del SRAS (síndrome respiratorio agudo severo), que en 2002-2003 mató a 774 personas en todo el mundo.

Australia confirmó además cuatro casos el sábado, todos ellos en personas que acababan de volver de China.

En Asia hay varios países afectados y en Estados Unidos un segundo caso se confirmó el viernes.

Sin embargo, el estudio de los primeros casos muestra que la tasa de mortalidad del virus, llamado 2019-nCoV, de la familia de los coronavirus, es bastante débil.

La tasa “es, de momento, de menos del 5%”, indicó el profesor Yazdan Yazdanpanah, experto francés de la OMS, que atendió a pacientes en Francia.

“De forma general, los pacientes (afectados por el nuevo virus) están en un estado menos grave que con el SRAS”, que tenía una tasa de mortalidad del 9,5%, explicó el profesor Yazdanpanah.

China entró ayer en el Año de la Rata, pero las conmemoraciones fueron mínimas y poco festivas. En las calles de Wuhan, una metrópolis de 11 millones de habitantes, no hubo petardos ni dragones. En los límites de la zona prohibida, a unos 20 km al este del centro de la urbe, los vehículos intentaban cruzar un peaje de autopista, pero tenían que dar media vuelta.

Desde el jueves, tampoco pueden partir de la ciudad trenes ni aviones. Además de Wuhan, casi toda la provincia de Hubei está aislada. En total, unos 56 millones de personas están confinadas. El ejército envió a la zona prohibida tres aviones con 450 médicos y personal sanitario especializado. Algunos de ellos tienen experiencia en la lucha contra el virus del Ébola y el SRAS. Los médicos militares trabajarán en distintos hospitales de la ciudad donde están ingresados numerosos pacientes con neumonía viral.


Construyen otro hospital en tiempo récord
Los hospitales en Wuhan están saturados de pacientes. Por ello, un nuevo centro médico para un millar de pacientes está siendo construido in extremis en la zona y estará operativo en unos 10 días. A este se sumará otro hospital con capacidad de 1.500 camas que estará listo en el sorprendente plazo de 15 días, según anunció el sábado un medio estatal. Todas las víctimas mortales, salvo dos, fueron registradas en Wuhan o en la provincia de Hubei, grande como Siria. Además, se van a instalar puntos de inspección en prácticamente todo el país y todos los viajeros que presenten síntomas de neumonía serán “inmediatamente trasladados” a un centro médico, anunció un comunicado de la Comisión Nacional de Salud.

Dejá tu comentario