Editorial

Casos de corrupción en pandemia deben recibir ejemplares castigos

Es un signo positivo que finalmente la Fiscalía haya presentado acusación formal contra la ex presidenta de Petropar Patricia Samudio y su esposo José Costa Perdomo, por lesión de confianza, al haber causado un perjuicio de más de 360 millones de guaraníes, procedentes de fondos públicos, en la adquisición de insumos por la emergencia sanitaria, de manera supuestamente fraudulenta. Este mismo celo del sistema de Justicia se debe demostrar también en otros casos aún más graves, que continúan impunes a más de un año, como el famoso intento de estafa al Ministerio de Salud con la compra de insumos médicos traídos de China, que resultaron inservibles. No se debe tolerar que roscas mafiosas, asociadas con sectores de poder, lucren con la crisis sanitaria, mientras hay mucha gente muriendo diariamente por falta de buena infraestructura médica.

Ha resultado una buena noticia que finalmente los agentes fiscales Liliana Alcaraz, Francisco Cabrera y Silvio Corbeta hayan decidido presentar acusación formal contra la ex presidenta de Petropar Patricia Samudio y su esposo José Costa Perdomo, además de otras cuatro personas, por lesión de confianza, al haber causado un perjuicio de más de casi 360 millones de guaraníes, procedentes de fondos públicos, en la adquisición de insumos por la emergencia sanitaria, de manera supuestamente fraudulenta.

Como se podrá recordar, apenas al inicio de la pandemia de Covid 19, en marzo de 2020, la entonces presidenta de Petropar, Patricia Samudio, adquirió 14 tipos de insumos por vía de excepción, presuntamente para colaborar con la lucha contra el Covid-19 y la firma Solumedic SA fue la única que acudió a la convocatoria, la que fue adjudicada por un monto de G. 359.700.000.

Entre los artículos adquiridos a precios exorbitantes, entre ellos 3.000 unidades de mascarillas N95, 60 unidades tanques de 1.000 litros de capacidad, 30 unidades de pallets, 15 termómetros láser, por citar algunos ítems, se incluyeron llamativamente 5.000 unidades de agua tónica, bajo la curiosa justificación de que un médico de la institución había señalado que el agua tónica podía inmunizar a los funcionarios contra los efectos del coronavirus, una afirmación que carece de toda base médica. Se comprobó que la empresa Solumedic adquirió cada botella de agua tónica a 1.500 guaraníes de la empresa fabricante, pero las volvía a vender a Petropar a 5.000 guaraníes por unidad.

El escándalo tras las denuncias periodísticas llevó a que Samudio sea destituida de su cargo; y tras un año de proceso, finalmente se presentó la acusación, pidiendo que el caso sea elevado a juicio oral.

De acuerdo con el Ministerio Público, “surge que la acusada Patricia Samudio utilizó fondos propios de la institución para la supuesta compra de insumos que en realidad fueron destinados a su beneficio económico y provecho propio”, según se lee en la acusación. El desembolso de parte del dinero fue depositado a la cuenta de Solumedic. Sin embargo, posteriormente el monto fue transferido íntegramente a la empresa Racole SA, el 2 de abril del 2020. En esta empresa informaron que la transferencia no fue en concepto de algún tipo de operación comercial, “sino para saldar la deuda de Costa”. La firma Solumedic reconoció que “su empresa nunca entregó a Petropar ni tuvieron en stock las mercaderías e insumos por los cuales recibieron en concepto de pago la suma de G. 359.700.000, según la acusación. El Ministerio Público sospecha que José Costa Perdomo, pareja de Samudio, incidió en la adjudicación de Solumedic, ya que había adquirido un préstamo y tenía una deuda de G. 350 millones.

Que este caso vaya a juicio oral es un gran avance. Este mismo celo del sistema de Justicia se debe demostrar en otros casos aún más graves, que continúan impunes, como el famoso intento de estafa al Ministerio de Salud con la compra de insumos médicos traídos de China, que resultaron inservibles. No se debe tolerar que roscas mafiosas, asociadas con sectores de poder, lucren con la crisis sanitaria, mientras hay mucha gente muriendo diariamente por falta de buena infraestructura médica.

Dejá tu comentario