20 feb. 2024

Carla Bacigalupo aumenta salarios en plena pandemia

Carla Bacigalupo

Carla Bacigalupo

Foto: Archivo ÚH.

Resoluciones de recategorizaciones y nuevas designaciones, realizadas por la ministra Carla Bacigalupo, están causando revuelo en el Ministerio de Trabajo.

Se trata primeramente de la designación de quien fuera primeramente su asesora, la uruguaya Viviana Bonino Martínez, como directora de Familia Profesional, Imagen y Comunicación. En la resolución dice claramente que autoriza a la Gerencia Económica al pago del 80% de su salario mensual en concepto de bonificación. Su salario es de G. 8.800.000 y con la bonificación trepa a G. 15.840.000. La mujer no tiene funciones actualmente, ya que las clases en el SNPP fueron también interrumpidas.

También se dio a conocer la recategorización de Nilda María Ferreira Fleitas, quien tenía el rubro de técnica dentro de la Dirección de Talento Humano del Ministerio de Trabajo y, de un plumazo, Bacigalupo cambió su rubro a directora, designándola sin concurso, como un cargo de confianza. Pasó de percibir G. 6 millones a 11.300.000.

Sara Rivas es otra funcionaria que se ve beneficiada en plena cuarentena. La misma es secretaria general del MT y su salario pasa de G. 11.300.000 a G. 19 millones.

Por último, Ariel José Caballero fue nombrado en el Centro Tecnológico de Avanzada de San Lorenzo con un salario de G. 6 millones

Estas nuevas designaciones se hicieron en abril y el Equipo Económico Nacional ordenó a Bacigalupo, tras su consulta, que no se utilicen los recursos para este tipo de aumentos salariales, según informaron. Fuentes señalaron que la ministra está utilizando parte de los recursos otorgados con el préstamo de emergencia para pagar estos salarios.

LA CIFRA
15.840.000
de guaraníes es el nuevo salario de la directora de Familia Profesional, Imagen y Comunicación, Viviana Bonino Martínez.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.