Interior

Caos en el tránsito del microcentro de CDE sigue siendo un problema

Está muy sobrecargado de vehículos particulares, paradas de taxis, transportes alternativos y motocicletas. Los conflictos entre conductores y agentes de tránsito son una constante.

Ciudad del Este sigue sin poder resolver el problema de caos constante en la circulación vehicular en toda la ciudad, pero el microcentro comercial es un capítulo aparte dentro de este conflicto que arrastra años. Se trata de una sumatoria de aspectos que hacen al conflicto.

Una de ellas es el gran crecimiento automotor que registró la ciudad en los últimos 15 años, mientras las calles y avenidas siguen siendo las mismas que fueron proyectadas hace más de 50 años. Se suma la irresponsable acción municipal, léanse Junta Municipal populista, de habilitar paradas prácticamente una detrás de otra. De esta irresponsabilidad, se salvan quizás los concejales del último periodo. Eso no es todo, además de los taxis, están las paradas de transporte alternativo y mototaxis. Estos últimos en principio no tenían lugar desde donde operar, se estacionaban en cualquier parte, hasta que fue también formalizado, reduciendo mucho más los espacios para poder circular en el microcentro.

Este caos, creado por la misma Municipalidad, fue el caldo de cultivo para el nacimiento de una Policía Municipal corrupta y que dio fama a la Ciudad del Este, no solo a nivel local, nacional sino a nivel internacional. Grandes cadenas televisivas como la Globo, entre otros, mostraron al mundo como pagando coima se podía conseguir “furar fila” (romper la fila y conseguir atajos) y cruzar más rápido el Puente de la Amistad.

LO MISMO. Los detractores del clan Zacarías siempre acusaron que desde la institución municipal se manejaba un ejército de agentes de tránsito corruptos, asegurando que era el principal escollo a superar si se pretendía un ordenamiento real.

Efectivamente, cuando la oposición asumió el poder, desmanteló la Policía Municipal, creando una nueva, con gente joven y que previamente fue formada para el efecto. Pero dos años después, el caos en el tráfico sigue igual.

Si bien terminaron las denuncias de pedido de coimas, las peleas entre conductores y los nuevos agentes de tránsito se volvieron la comidilla de las redes sociales, hecho utilizado por los detractores del Miguel Prieto, para tratarlo de inútil.

Los embotellamientos son constantes, pero en este problema, también colabora, en muchos casos, la Receita Federal del Brasil (Aduana), que aplican controles rigurosos haciendo que el paso sea más lento y la cola de autos, furgonetas, camiones y buses, en la ruta PY02 termina afectados toda la zona comercial.

Otro aspecto que “colabora” al caos, es la falta o nula educación vial del esteño. En las últimas semanas hubo encontronazos entre conductores prepotentes y agentes de tránsito jóvenes y con formación en artes marciales. Más de un cuerpo a cuerpo fue registrado en videos, pero hasta el momento no llegó a la Justicia.

En el microcentro, si bien es cierto, hay más control, sigue habiendo conductores que estacionan en lugares prohibidos, en doble fila y en doble mano.

Dejá tu comentario