Política

Califican la reducción de maniobra electoral con miras a las internas

Entendidos en temas energéticos ven una jugada más política que técnica en la reducción de tarifa y en el descuento de la ANDE para los usuarios, atendiendo a que en diciembre habrá internas.

El ingeniero Pedro Ferreira, ex titular de la ANDE, arriesgó el concepto de “bono eléctrico electoral” para el descuento que hará la empresa eléctrica del 25% a más de 1 millón de usuarios, teniendo en cuenta que en diciembre son las elecciones internas de los partidos políticos.

Le resulta extraño también que se haya decidido el descuento, al tiempo de estar interesado en el análisis previo que debió haber realizado el Equipo Económico Nacional (EEN) al respecto.

“Da la impresión de que sabían (los negociadores locales) que lo que hacían no estaba muy bien; entonces para mitigar el impacto mediático deciden la reducción; vamos a ver la letra chica”, destacó, al tiempo de consignar que la tarifa reducida es exclusivamente en la compra a Itaipú, mientras que Yacyretá no bajó su tarifa.

Manifestó además que si la idea es que se “arregló” a escondidas, puede que en enero que viene baje aún más la tarifa, como Brasil quiere, situación que tal vez el Gobierno paraguayo aún no quiera contar, como lo especificó el técnico.

Ferreira refirió que hacer una rebaja debe estar contemplado en la Carta Orgánica de la ANDE, porque si no sería “simplemente una expresión populista y para mitigar el efecto de la cesión que están haciendo en la posición paraguaya; además de una forma de sostener las internas de diciembre de este año”.

Recordó que Brasil utilizó la coyuntura de Itaipú para establecer que el beneficio, al terminarse de pagar la deuda de Itaipú, sea del que compra la energía y no de los dueños de la represa; ya que se si contempla este último escenario debe existir un beneficio de 50% para ambas partes.

Pero el ingeniero destacó que, con respecto a esto último, a las claras se nota que el beneficio -en este caso- es mucho más significativo para nuestro vecino, porque el 85% del consumo es en su territorio, en tanto que el 15% restante de la energía llega al Paraguay.

También recordó que Jair Bolsonaro está sumido en una campaña electoral, ya que en octubre de este año se juega una carta muy importante frente al candidato de la otra fuerza partidaria contraria a su ideología: Ignacio Lula da Silva.

Lo peligroso para el referente es que, al entregar tan barata su parte de la energía de Itaipú, en 5 a 10 años -si es que se instalan electrointensivas en el país- generará un escenario de falta de recursos provenientes de la venta de energía eléctrica.

“Parte de nuestro bono país al mundo es tener mucha energía renovable disponible; no se puede extinguirla o venderla barata y no hacer nada en su reemplazo”, destacó.

Para el ingeniero Ricardo Canese, siempre crítico a las decisiones del Gobierno actual, el primer mandatario Mario Abdo Benítez se niega a ejercer la soberanía hidroeléctrica, y además de tal entrega “decide regalarle a Bolsonaro 94 millones de dólares en el 2022, entregándole energía paraguaya de Itaipú a 1,85 dólares por kW/mes más barata. Esto es una entrega de la soberanía”, según destacó en su cuenta de Twitter.

Hizo alusión a la decisión de reducir la tarifa de Itaipú justo en tiempos en que los precios de la energía están por las nubes en todo el mundo y en la región.

Es una medida populista a costillas de la ANDE, afirman

Al mencionar que el tema de la tarifa es muy sensible, el ingeniero Fabián Cáceres, ex gerente técnico de la ANDE, indicó que, con la reducción de sus niveles y aceptación de Paraguay a lo que en parte quería Brasil, da la impresión de que el descuento en la factura de electricidad es una medida populista a costillas de la institución, ya que sus finanzas no están bien.

“¿Qué hacemos al otro día?”, se preguntó, puesto que la ANDE necesita tener mejores ingresos para mejorar el sistema eléctrico nacional, si la pretensión es consumir la mitad de lo que le corresponde al país por Itaipú.

No obstante, aseguró que ya se sabía el escenario al que se iba a llegar, con las pretensiones de Brasil y las medidas a destiempo ejercidas por Paraguay, posterior al acta bilateral secreta y los retrocesos e indefiniciones en la postura local.

Dejá tu comentario