Opinión

Bruto

Había prometido que lo haría a mediados de marzo como los que habían asesinado al emperador romano Julio César, pero se decidió homenajear a la República en el mes de la patria y a un mes de los 30 años de la Constitución Nacional. Ante la cual, se había juramentado presidente y sobre la que construyó su liderazgo alternativo ante uno que pretendió violarla. La pesadilla recurrente de repetir lo que ya habíamos vivido ha vuelto con el anuncio de Abdo de rebajarse a ser candidato a presidente de los colorados y desdeñar el honor y el compromiso más grande que se otorga en una república a un ciudadano. Pudo más  su ambición desprovista de medida y proporción, las zalamerías de su entorno, los malos consejos de víctimas anteriores —como el caso de su director de Yacyretá, que perdió todo buscando la misma victoria pírrica—. No ha querido ser el único mariscal de la derrota y arrastra al mismo camino a su jefe de ocasión. Abdo está ciego y perdido.  Como Bruto, él ha decidido asesinar a la República pasando por encima la disposición de la Carta Magna, que es clara cuando afirma que deberá dedicarse a sus funciones de presidente con exclusividad. Los cantos de sirena lo llevan al abismo.

Benjamín Fernández Bogado Por Benjamín Fernández Bogado

En su camino arrastrará a todas las instituciones de esta frágil democracia construida sobre los escombros de la dictadura. Los del tribunal electoral le dirán que puede ser candidato y los de la Corte reafirmarán que el trayecto al cargo es posible, pero asumir la conducción partidaria, imposible. Los que ponen los votos son irrelevantes... como siempre. Los corifeos le dirán que todo este montaje es necesario para detener a Cartes y su ambición de rebajarse también a ser presidente de los colorados. Abdo va todavía más a fondo cuando le dice a su pariente Pettengill que será su jefe de campaña cuando se decida a ser candidato en las internas coloradas. Le hace un guiño al vialero que como Wasmosy y Cubas cree tener derecho a la presidencia sobre los jugosos contratos concedidos por el Estado. Hugo Velázquez se enojará con razón y seguridad, y en medio de una navegación procelosa de la República con un mar de inflación, pobreza y necesidad harán parir en nueve meses un abismo aún mayor para un país dominado por la anarquía en un periodo electoral sin límites.

Embed

Abdo se ha condenado a ser en la historia un personaje secundario y vulgar. Ha pisado sobre la razón que lo catapultó a la presidencia con lo cual ha roto el último amarre que le quedaba con aquellos que creyeron tontamente que “era de la gente”. Solo pretende salvarse, promover a algunos cercanos y poner bajo custodia los recursos acumulados. Teme perderlo todo cuando en realidad hace tiempo está perdido y solo. Arrastrará a la República al mismo sendero deteriorado que desandaron sus antecesores Nicanor Duarte y Horacio Cartes. Se une a ellos y camina rumbo al desfiladero. Los dos anteriores se sonríen, sabiendo que la memoria cercana solo lo tendrá a él como el violador de la Constitución que antepuso sus intereses personales por sobre los de la Nación toda. Ganan los cartistas porque rebajándose a la condición de violador de la Carta Magna se iguala a ellos y se queda sin discurso ni argumento.

En el fango, con un déjà vu convertido en pesadilla solo le queda al pueblo decir con angustia: “Bruto, tú también entre ellos”. Abdo se ha convertido en el nuevo asesino de la República y como el sobrino del César acabará lanzándose de espaldas contra su espada ante la ignominia y la derrota que cargará.

Dejá tu comentario