País

Bienaventuranzas representan el verdadero estilo de vida del cristiano

 

Hoy meditamos el Evangelio según san Mateo (5, 1-12).

El papa Francisco, en una homilía en la casa de Santa Marta, dijo:

“El Evangelio, la Palabra del Señor es el ‘vino nuevo’, que nos ha sido dado, pero para ser buenos cristianos se necesitan “un comportamiento nuevo”, un “estilo nuevo”, que es propiamente “el estilo cristiano”, que solo las “bienaventuranzas” saben indicar.

Es este el significado de la ‘palabra clave’ que cierra el Evangelio de Marcos de hoy”.

“Vino nuevo en odres nuevos”. A partir de aquí se inspiró el Pontífice en su homilía de la misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta.

“… Para comprender qué cosa es el estilo cristiano –dijo Francisco– es mejor tal vez entender las actitudes nuestras que son de un estilo no cristiano”, y citó tres: “el estilo acusatorio”, el estilo mundano y el estilo egoísta”.

“El estilo acusatorio es el de aquellos creyentes que siempre tratan de acusar a los demás, que viven acusando: ‘No, este, aquel… No aquel, no… aquel no es justo…’, y siempre descalifican a los demás”.

“Un estilo –yo diría– de promotores de justicia que siempre están tratando de acusar a los demás, pero que no se dan cuenta de que es el estilo del diablo: en la Biblia al diablo se lo llama el “gran acusador”, el que siempre está acusando a los demás”.

“… Es así también para el estilo de vida que Francisco define ‘mundano’, es decir, ‘del mundo’, precisamente de aquellos católicos que pueden ‘rezar el Credo’, pero que viven de ‘vanidad’, soberbia, apegados al dinero”, creyéndose autosuficientes”.

“… Hay otro estilo que se ve en nuestras comunidades –dijo también Francisco– que no es cristiano: es el espíritu egoísta, el espíritu de la indiferencia. Me creo un buen católico, hago las cosas, pero no me preocupo por los problemas de los demás”.

“… El estilo cristiano es el de las Bienaventuranzas: mansedumbre, humildad, paciencia ante los sufrimientos, amor por la justicia, capacidad de soportar las persecuciones, no juzgar a los demás… Y ese es el espíritu cristiano, el estilo cristiano”.

(Frases extractadas de https://www.vaticannews.va)

Dejá tu comentario