Economía

BCP reduce a 0,2% la proyección de crecimiento económico del 2019

La mayor caída en el agro, en la generación de energía eléctrica, la manufactura y el comercio llevó a la banca matriz a la tercera revisión a la baja para la variación del PIB, desde el 4% inicial.

La economía nacional se estancará en el 2019, según últimas proyecciones del Banco Central del Paraguay (BCP).

Con la mayoría de los sectores en la senda negativa, el producto interno bruto (PIB) del país aumentará en un ínfimo 0,2% al cierre del corriente año y este nivel de crecimiento será el más bajo de los últimos siete años. La banca matriz aplicó así la tercera corrección a la baja a la estimación de expansión del PIB para el 2019: En diciembre pasado la cifra se encontraba en 4% y retrocedió a 3,2% en abril, para seguir disminuyendo a 1,5% en julio.

El panorama del sector industrial, o secundario, fue el que más empeoró desde la anterior proyección, pues el resultado esperado pasó de -0,5% a -2,4%. El rubro de electricidad y agua fue el que sufrió la rebaja más pronunciada, de -4,2% a -8%; la generación de energía eléctrica registra así una merma sin precedentes en su historia, como consecuencia del menor cauce hídrico del río Paraná, sostuvo César Rojas, jefe de Análisis del Sector Real y Externo del BCP.

Para la construcción, el ente emisor espera una expansión de apenas 0,5%. Este pronóstico también se desinfló desde el resultado de 3,1% previsto en la revisión de julio y se debe principalmente a las continuas lluvias que en el primer semestre dificultaron los trabajos, así como a la lenta ejecución de las obras públicas, “producto de la transición de un gobierno a otro”, agregó Rojas.

La manufactura, por su parte, sufre el impacto del bajón agropecuario y cerrará con una variación de -1%, a un nivel también superior al -0,1% estimado previamente.

El campo, golpeado. La proyección de la caída de la producción agrícola también se intensificó, de -4% a -6,2%, pero la del sector pecuario se suavizó, de -1,3% a -0,5%. Este último ajuste se relaciona con la mayor cantidad de faenamiento observado principalmente en ganado bovino, detalló el técnico del BCP.

La actividad forestal, pesca y minería también mejoró su perfil, pues de la caída estimada en -5,9% se corrigió a una merma de -1,4%, entre las proyecciones de julio y octubre. En su conjunto, el sector primario se contraerá en -4,7%, con 1 punto más que en el pronóstico de -3,7% que manejaba el BCP meses atrás.

Si bien el sector servicios, o terciario, será el único en arrojar números positivos, su crecimiento también será levemente menor al esperado previamente. El BCP corrigió de 3,9% a 3,3% su estimación de expansión para este segmento y la revisión más pronunciada se aplicó a los impuestos a los productos: Desde un aumento de 2,5%, ahora se prevé una retracción de -0,5%.

La caída del comercio será levemente mayor a la estimada anteriormente, de -2,4%; este sector se ve afectado por la mayor incertidumbre global y el enfriamiento de la economía de Brasil e inestabilidad económica de Argentina, principales socios comerciales de Paraguay, según explicó la banca matriz.

El Gobierno central se mantiene con una saludable proyección de crecimiento de 6,5% y el rubro de otros servicios se expandirá en 4,5%, con un 1 punto porcentual menos que lo estimado en julio pasado.

reducción de inversiones. Desde el enfoque del gasto, la rebaja más fuerte se dio en la demanda externa neta, cuya proyección de caída se profundiza de -16,8% a -29,5%. Ambos componentes de este indicador cerrarán en negativo: Las exportaciones, en -5,1% y las importaciones, en -3,4%; en julio, estas estimaciones estaban en -4,7% y -3,9%, respectivamente.

La demanda interna tendrá un aumento de apenas 0,9%, también en 1 punto por debajo de la estimación anunciada en julio. El pronóstico de expansión del consumo privado se corrigió de 1,4% a 0,8% y el de las inversiones pasó a la senda negativa, al revisarse de 1% a -1,5%.

La formación bruta de capital fijo sufre también así los efectos de la reducción de la producción agropecuaria y el debilitamiento del sector de construcciones. Esto se da a través de “la menor compra de maquinarias y equipos por parte de las empresas vinculadas a las actividades anteriormente mencionadas”, recalcó el BCP.

Las condiciones climáticas adversas se encuentran entre las principales causas de la actual caída del PIB, que fue de 2,5% en el primer semestre del año en curso.

Embed


Observan señales alentadoras
Miguel Mora, economista jefe del BCP, recordó que el país sufre este año una inusual combinación de choques externos. Para el 2020, sin embargo, consideró que el PIB puede crecer en torno al potencial de 4% y que probablemente ya no habrá sesgos a la baja para la actual proyección del 2019, ya que las recientes lluvias garantizan una buena cosecha de soja, la producción ganadera está mostrando mejoría, la energía eléctrica está arrojando resultados positivos desde setiembre y se reactivaron las obras públicas. La campaña sojera 2019/2020 tendrá un repunte de 24%, según referentes del sector, y se recuperará así de la caída de 24% que arrojó la zafra 2018/2019, por la sequía.

Dejá tu comentario