02 mar. 2024

Avanza obra de ruta que unirá Pilar con Asunción por Alberdi

Obra. Será puente el más largo del Departamento de Ñeembucú.

Obra. Será puente el más largo del Departamento de Ñeembucú.

Genera una gran expectativa en el Departamento de Ñeembucú el avance de la ruta que unirá Pilar con Asunción por Alberdi. Los trabajos de rehabilitación y pavimentación comprenden 38,44 km y acceso a la Ciudad de Pilar 4,33 km, en el Departamento de Ñeembucú, avanzan sin contratiempos.

Según el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) a la fecha registra 37.96% de avance, que representa 8,73% más que la ejecución programada. Las tareas comprenden la construcción del terraplén, subrasante mejorada con aporte de cal, subbase de suelo piedra y base granular estabilizada. Paralelamente se trabaja en el puente más largo de todo el Departamento 1.175 metros sobre el Río Tebicuary (actualmente con una ejecución del 25%) y otro sobre el arroyo Yacaré, de 525 m de longitud, donde ya se inició la ejecución de pilotes.

A esto se le suman 4 puentes más terminados sobre los arroyos Mburicá de 15 metros, las Hermanas de 24 metros, las Hermanamí de 15 metros y Montuoso de 6 metros. Se prevé una carpeta de concreto asfáltico de 7 metros de ancho y 7 centímetros de espesor, banquina de concreto asfáltico de 2,5 metros de ancho y 4 centímetros de espesor.

La obra también contempla la construcción de alcantarillas celulares a lo largo de todo el tramo y obras complementarias como la señalización horizontal y vertical, pórticos de señalización, barandas de defensa metálicas, tachas reflectivas. Este proyecto beneficiará a un total de 85 mil personas de los Municipios de Villa Franca, Mburicá, San Juan Bautista del Ñeembucú, Tacuara y Pilar. Su ejecución está a cargo del Consorcio Ecomipa Tocsa y la inversión total es de G. 381.295 millones, financiada por Fonplata. Las tareas se iniciaron en el mes de enero 2018 y tienen un plazo de 49 meses para su culminación, la cual está prevista para el mes de febrero 2022. JJB

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.