20 abr. 2024

Aprender a vivir tomando los cuidados sanitarios e higiénicos

Mientras con gran optimismo se espera que la pandemia esté en retirada, y que dentro de poco tiempo la crisis que hemos vivido en los últimos dos años sea nada más que una pesadilla, es importante reflexionar sobre lo que hemos aprendido. Es fundamental rescatar los buenos hábitos higiénicos y los cuidados sanitarios que se han aplicado y que han aportado mucho para evitar contagios. Esto es relevante por los virus respiratorios en circulación, por lo tanto el uso de las mascarillas seguirá siendo muy necesario y recomendado.

En breve el uso obligatorio de las mascarillas ya dejaría de ser obligatorio. Esto es siguiendo las predicciones de que lo peor de la crisis ya ha pasado y que la pandemia del Covid-19 está en franca retirada.

No obstante, debemos ser realistas y no echar por la borda los aspectos positivos que se han tenido a pesar de la tragedia que ha significado la pérdida de tantas vidas.

En los últimos dos años de la grave crisis que vivió la humanidad, hay algunos aprendizajes que valen la pena conservarlos y tenerlos siempre presente. Uno de ellos tiene que ver con las medidas de higiene y cuidados sanitarios que se han implementado y que sin dudas han colaborado para evitar más contagios.

El Paraguay puede sentir cierto orgullo, muy justificado, al mirar hacia atrás y constatar que la medida de instalar lavamanos en las tiendas, oficinas públicas y privadas en todo el país fue muy acertada.

Es sabido que una de las formas más eficaces para evitar el contagio de enfermedades respiratorias es mediante el lavado de manos con agua y jabón; y en caso de no disponer se recomienda el uso de alcohol en gel, tan utilizado durante la pandemia.

Asimismo, siempre es ideal la limpieza de áreas comunes de tránsito, como pasamanos, elevadores y objetos de uso común como teclados, picaportes e incluso los teléfonos celulares; todo esto para evitar los gérmenes que de la mano pasan directamente a los objetos que se tocan. De allí proviene la recomendación de la Organización Panamericana de la Salud de lavarse las manos en todo momento.

Pero en lo que respecta a los virus respiratorios tan característicos de esta temporada, la medida más recomendada es el uso de las mascarillas cuando se deba frecuentar ámbitos cerrados en los que haya aglomeración de personas. Esto es frecuente en las oficinas, pero sobre todo en el transporte público. Porque el servicio de transporte público es absolutamente deficiente, cientos de usuarios viajan diariamente apiñados, ese espacio cerrado es el vehículo ideal que encuentran los virus para expandirse por el aire. Esto significará un esfuerzo más para la población que muy justificadamente ya esté molesta por el uso obligatorio de tapabocas. Se debe poner, sin embargo, en primer lugar a la seguridad y a la salud.

Según el doctor Guillermo Sequera, la población mundial deberá aprender a convivir con el coronavirus. “Estamos entrando a una fase de poquísimos casos. Sobre fallecidos hay varios días de casos cero. Creemos que es momento para bajar las grandes restricciones y dejarlas para el momento más oportuno”, apuntó el médico.

Pese a todo, sería ideal no olvidar que los cuidados junto con la vacunación son esenciales para evitar que las enfermedades respiratorias puedan volver a hacer colapsar nuestro de por sí débil sistema de salud.

El país no se puede permitir que la población siga padeciendo por las deficiencias de un sistema de salud que sin dudas no va a resistir una ola de contagios de, por poner un ejemplo, influenza u otros virus respiratorios. Debemos evitar a toda costa que las enfermedades respiratorias se propaguen, porque esto podría echar por tierra los esfuerzos ciudadanos por superar la pandemia y volver a reactivar el país económica y socialmente.

Debemos conservar la disciplina y mantener las buenas nuevas costumbres sanitarias adquiridas, esto en cuanto al lavado de manos e incluso el uso de las mascarillas.

Las afecciones respiratorias de esta temporada son siempre una amenaza para las personas y para nuestro sistema de salud.

Más contenido de esta sección
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.