15 abr. 2024

Apelar a la conciencia y sancionar a incendiarios

Los incendios se propagan por diversas zonas del país. Es notable la irresponsabilidad de las personas que queman los pastizales, las basuras o que crean otros factores que luego se traducen en siniestros. El fuego provocado ya ha causado ingentes pérdidas de bosques, de animales y problemas respiratorios en las personas, ya sea en el sector rural y urbano. En las ciudades son frecuentes las quemazones como las que se registran en la zona de la Costanera de Asunción, causando una perjudicial contaminación ambiental. Se apela a la conciencia de la población a evitar estas incineraciones, más aún en esta época del año y ante la grave situación que atraviesa el país. En el caso de las personas que realizan las quemas y ponen en peligro a la población, las áreas verdes y los animales, deben ser identificadas y sancionadas ejemplarmente.

El fuego se disemina por los diferentes departamentos de la República. La biodiversidad se encuentra en permanente riesgo. Los incendios provocados están a la orden del día. La contaminación del medioambiente también se convierte en un problema grave para la población de las diferentes ciudades más golpeadas. Incluso, las consecuencias de un incendio llegan a centenares de kilómetros afectando a la salud de las personas.

Debido a los numerosos incendios forestales que contaminan el aire, aumentaron las consultas de cuadros respiratorios en los centros de salud.

El perjuicio causado por los incendiarios alcanza a bosques, animales y también al tránsito debido a que el humo ya ha ocasionado lamentables accidentes al impedir la visibilidad en las rutas.

La irresponsabilidad de las personas que queman pastizales, basuras, tiran colillas de cigarrillos o no apagan las fogatas que dejan luego de un campamento en los montes –sobre todo las acciones de aquellas que lo hacen intencionalmente– debe ser sancionada ejemplarmente ante el gran perjuicio que causan a la salud, la economía del país y al medioambiente.

Las partes de los bosques que consumidas por las llamas requieren de décadas de cuidado para su recuperación.

Hoy día más de un 95% de los incendios son provocados por el hombre, ya sea intencionalmente o de forma accidental, según el Instituto Forestal Nacional (Infona). Además, por la alta ocurrencia de incendios, esta institución dio a conocer que está vigente la prohibición de toda actividad de quema en el territorio nacional. Se hace alusión a la vigencia de la Ley 6818 “De manejo integral del fuego”, la cual establece “la suspensión por el plazo de ciento ochenta días de la emisión de permiso de quema prescripta”.

El Poder Ejecutivo también se encuentra trabajando para presentar un proyecto de ley con el objetivo de delimitar las funciones de los ministerios, secretarías y municipios sobre los incendios. Especialistas en el marco legal se encargarán de definir penas más severas para los causantes de las quemas, cuya aplicación está a cargo del Ministerio Público. En este caso, también penas más duras podrían ser disuasivas para los autores de las combustiones.

Desde la Fiscalía explicaron que desde diciembre existen unas 60 causas iniciadas ante los siniestros. Admiten la dificultad para identificar y procesar a los involucrados. La pena máxima es de cinco años de cárcel, pero también la ley establece multa. Será aleccionador que el Ministerio Público pueda llegar a los pirómanos y que estos sean sancionados ejemplarmente.

Los ciudadanos de bien deben colaborar al no prender fuego a sus basuras o para evitar cualquier factor que inicie alguna combustión peligrosa en el campo o en la ciudad. También para identificar a los que generan los incendios, ya que el daño es muy grande para el ecosistema y para la población en general.

La Fiscalía, junto con otras instituciones como el Infona y el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades), debe trabajar articuladamente para castigar a los involucrados en estos hechos. La impunidad con que se manejan en general los incendiarios debe llegar a su fin. El perjuicio que causan es inmenso. La ley debe caer con todo su peso sobre ellos

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.