Economía

ANDE admite que Brasil presiona para que se contrate más potencia

En el marco de las conversaciones para la definición de la tarifa 2022 de Itaipú, el titular del ente eléctrico confirmó que se propone de todo y así se busca que Paraguay contrate más potencia en 2023.

Las conversaciones entre Paraguay y Brasil en relación a la definición de la tarifa 2022 de la Itaipú Binacional (IB) continúan. Mientras nuestro país insiste en mantener la tarifa en USD 22,60 kW/mes, el gigante sudamericano sigue con su intención de reducir los números.

En este sentido, el presidente de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), Félix Sosa, fue consultado ayer sobre la presión de Brasil para que Paraguay contrate más potencia desde el 2023, lo que implicaría que el vecino país tenga más beneficios sobre los excedentes de energía de la IB.

“Sobre la mesa se tienen varias alternativas. Se habla de todo, y es lo correcto. De hecho en una negociación siempre ambas partes exponen lo que más conviene para su país. Y dentro de esa cantidad de alternativas que cada país expone, lógicamente se va ir analizando caso por caso. Existen otras y otras alternativas con relación a la definición de la tarifa y el nivel de contratación por parte de las empresas compradoras, en este caso Eletrobras y la ANDE”, admitió Sosa en charla con Monumental 1080 AM. La información también fue confirmada desde Itaipú.

No obstante, Sosa recordó que Paraguay tiene una ventaja considerando que existe un Instrumento de Compromiso que otorga a la ANDE la prioridad de la energía excedente de la IB.

No es la primera vez que Brasil intenta que Paraguay contrate más potencia, y ese fue el objetivo de la anulada Acta Bilateral de 2019. Si bien el país ya denunció que se intenta dejar de lado el Acuerdo Operativo firmado en 2007, Sosa precisó en más de una ocasión que el instrumento rige hasta el 2023.

El presidente de la ANDE había expresado que si la institución a su cargo compra el 100% de la potencia garantizada, la tarifa de compra se elevará, con la consecuente suba de los precios para el consumidor final. Además, si eso ocurre, la empresa eléctrica dejará de contar con recursos para obras y, por otro lado, “sí o sí se tiene que buscar otro tipo de mecanismo para poder salvar el sistema eléctrico nacional”.

Más. A fines de marzo pasado, Sosa ya había adelantado que se están discutiendo otras propuestas del gigante sudamericano en torno a la tarifa 2022, como la definición de la contratación de potencia del próximo año, aunque entonces no detalló que Brasil pedía que Paraguay contrate más. “No tenemos condiciones en definir cuánto vamos a contratar sin tener la tarifa. No podemos decir cuánto compraremos sin saber cuánto cuesta”, dijo entonces Sosa en conferencia de prensa.

A su turno, el director general paraguayo de la IB, embajador Manuel María Cáceres, reiteró que existen posiciones encontradas en la binacional, aunque a pesar de la indefinición de la tarifa la hidroeléctrica está cumpliendo con sus compromisos internos e internacionales. “Insistimos en mantener una tarifa elevada porque hay compromisos asumidos, de asignaciones para la ANDE, para que pueda llevar a cabo las obras que se necesitan para disponer de la energía”, contó Cáceres. En efecto, USD 140 millones para la ANDE dependen de que se mantenga la tarifa.

12.135 MW es la potencia mensual contratada de la Itaipú, y Paraguay necesitó, en promedio, 1.636 MW en el año 2021.

USD 18,95kW/ mes es la tarifa que paga provisoriamente Brasil a Itaipú, USD 3,65 kW/mes menos que Paraguay.

Dejá tu comentario