22 feb. 2024

Análisis plantea más tributos para duplicar el presupuesto de Salud

En un lustro se deberían inyectar USD 200 millones anuales más a Salud mediante impuesto a soja, tabaco, alcohol y bebidas azucaradas, según estudio de Verónica Serafini, publicado por el Cadep.

Paraguay necesita duplicar su inversión en salud en los próximos 5 años, o sea, aumentar USD 200 millones paulatinamente por año (ahora el presupuesto anual es de aproximadamente USD 1.000 millones), y es necesario obtener recursos de los impuestos a la soja, tabaco, alcohol, bebidas azucaradas y alimentos “chatarra”, según la economista Verónica Serafini, en su estudio Pandemia y salud en Paraguay, para el Cadep.

Esto es para llegar a los ideales 2.000 millones de dólares destinados a salud pública; mientras que la salud (especialmente el contexto de combate a la pandemia) no debe ser financiada con endeudamiento porque son fondos temporales y el repago de la deuda siempre implica recortes al gasto social, según indica el estudio.

El análisis en cuestión presenta información sobre la situación del financiamiento de la salud en Paraguay. Al mencionar lo que considera un mito, es decir, que los impuestos impiden el crecimiento y el desarrollo, la economista analiza que Paraguay combina baja presión tributaria, bajo aporte a la seguridad social y bajo nivel de desarrollo humano en relación al resto de América Latina.

“Paraguay se encuentra entre los países de menor inversión en salud y consecuentemente de mayor gasto de bolsillo como proporción del gasto total realizado por el país en salud”, sostiene.

Un segundo mito es referido por Serafini: El Estado no sirve. Sustenta su afirmación en que a partir del año 2005, la inversión pública en salud inicia una tendencia ascendente interrumpida en el año 2008, mientras que el crecimiento de la inversión en salud se vuelve a retomar con fuerza en el 2009 (ver infografía).

“A partir del 2013 la tendencia ha sido de un crecimiento mínimo del presupuesto de salud, con un posterior estancamiento. Este estancamiento coincide con el aumento de los pagos de los servicios de la deuda”, observa la especialista.

NO ENDEUDARSE. El financiamiento de la salud por la vía del endeudamiento no es sostenible en el tiempo, a criterio de Serafini, puesto que el aumento del presupuesto de salud tiene una tendencia contraria al pago de servicios de la deuda pública: A medida que se reduce la deuda, se abre espacio fiscal para priorizar la salud (2005-2012), mientras que a medida que aumenta el pago se reduce el incremento de los gastos en Salud (2014-2018).

Como explica la economista, en el primer periodo el servicio de la deuda presenta un aumento del 0,7% promedio anual y la inversión en salud aumenta 29,2% promedio anual. En el segundo periodo señalado, el servicio de la deuda aumenta 15,5% anual, mientras que la inversión en salud lo hace en solo 11,5% promedio anual.


“Hay un discurso político repetido”
El analista financiero Stanley Canova señaló que subir impuesto a soja, tabaco, bebidas, etc., es más un discurso político que se repite cíclicamente.
Respecto de los rubros tabaco y bebidas azucaradas, su consideración es que ciertamente es correcto un impuesto, ya que hay obesidad y alto nivel de problemas pulmonares, pero justamente esos productos bajaron sus niveles de consumo debido al Covid-19.
“Por más que ahora suba el selectivo al consumo, su contribución sería mínima”, dijo.
Respecto de la soja, apuntó que tocar el impuesto que sólo pagaría el exportador, haría que ese gasto se traslade a toda la cadena y, por ende, verse afectados todos en sus ingresos.

“Endeudarse solo para el corto plazo”
El economista Jorge Garicoche, de la entidad Investigación para el Desarrollo, mencionó que a corto plazo el endeudamiento es un recurso válido para reactivar la economía porque cargar con impuestos es aumentar costos ahora; mientras que en el mediano plazo urge revisar el sistema tributario, según sostiene.
“Es un recurso válido (el endeudamiento) ya que necesitamos ser conscientes en la necesidad de reactivar la economía, y cargar con impuestos es aumentar costos en este preciso momento”, puntualizó.
Dijo estar de acuerdo con el impuesto al tabaco, etc., pero que se tenga un componente de valor fijo, y además tiene un propósito de disminución del consumo más que de recaudación.

Opiniones


Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.