País

Amparos para terapias son un estrés para los médicos

 

Al cuidado diario de pacientes graves con coronavirus (Covid-19), se suma un estrés para los médicos: la presentación de amparos judiciales para una cama en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI). Entre tanto ajetreo, la elección de quién va o no a terapia, se suman los amparos por una cama. Y no cesan los pedidos por una disponibilidad ni en las redes sociales ni a través del Servicio de Emergencias Médicas Extrahospitalaria (Seme).

La doctora Yolanda González, directora del Hospital Nacional de Itauguá, considera que esta herramienta judicial es un “estrés más”. “Es una presión, pero es también un estrés más. Nosotros no podemos tener la presión de un juez, entonces él va a tener que decidir quién entra o no. El sentido común te dice quizás funcione para el sector privado. Pero en un hospital público en el que es muy cambiante todo… No podemos dejar abandonado a nadie”, acota.

El Hospital de Itauguá tiene 200 camas para casos respiratorios, de las cuales 84 son de terapia. “La cantidad de pedidos (por Seme) supera lo que tenemos de disponibilidad. Las 200 camas ocupadas casi en forma permanente. Sale de la UTI y ya tenemos en el modular pacientes que están esperando”. El tiempo mínimo de internación es de 12 días en terapia, en caso de ser intubado, el periodo es mayor.

“Todo está coordinado por el 141 (Seme), pero también tenemos nuestras emergencias internas”. A este grupo de pacientes, se suman los pacientes accidentados a quienes se les hace el test de Covid-19, y en caso de ser positivo son derivados a UTI del pabellón de contingencia. En el Hospital Nacional de Itauguá también están internados asegurados del Instituto de Previsión Social (IPS) que acuden al servicio de salud pública. “Nosotros tenemos pacientes internados del IPS. No hacemos esa discriminación”.

Un promedio de 150 personas acuden diariamente para las consultas por cuadros respiratorios. La doctora González señaló que hay que seguir con las medidas sanitarias. “Usando solo mascarillas podemos evitar la enfermedad”. La directora vaticina aún semanas desoladoras.

ANTECEDENTES. Recientemente saltó el caso de una mujer internada en UTI con un amparo judicial, que falleció y quedó una deuda de G. 130 millones en un hospital privado, en el que se ordenó que el Ministerio de Salud Pública (MSP) se haga cargo de los gastos.

No podemos tener la presión de un juez, entonces él va a tener que decidir quién entra o no.

Dra. Yolanda González, directora del Hospital de Itauguá.

Dejá tu comentario