Deportes

Altas emociones

 

Sportivo Luqueño y Cerro Porteño protagonizaron un partidazo en el Feliciano Cáceres, que culminó con empate 3-3. El duelo tuvo todo tipo de condimentos: buenos goles, atajadas importantes y la polémica por la actuación arbitral.

Analizando lo expuesto por cada equipo, la determinación por buscar el arco rival fue la clave para observar un buen espectáculo, que se abrió de entrada con la definición de Robert Morales, que sigue ampliando su racha goleadora.

La diferencia no amilanó al local, que apostó por explotar las bandas, siendo el sector derecho el de mayor tránsito, que desembocó en una lucha constante entre los laterales Richard Cabrera y Santiago Arzamendia, ambos sin sentir mucho la marca, permitieron crecer al otro cuando la acción se desarrolló en su campo.

Luqueño tuvo reacción y se adelantó a través de Luis Cabral, que se hizo sentir en defensa, para por momento controlar a los movedizos puntas del Ciclón, aportando su cuota goleadora por partida doble, el primero de gran factura.

Ambos apostaron por la ofensiva, y mientras el Auriazul tuvo respuesta física pudo sostener un ritmo interesante. Al ser un equipo largo, el local tuvo mucho campo por recorrer que lo terminó desgastando al promediar la segunda mitad, situación que no lo permitió sostener la ventaja en el marcador.

A su vez, el Azulgrana tuvo grietas en zona defensiva, y al no contar con marcadores de punta con mayor corte de recuperación, por momentos fue superado por el desdoble del equipo local.

DESACERTADO. Párrafo aparte para la labor de Derlis López, que no manejó el mismo criterio al sancionar el penal para Luqueño (bien desviado por Martínez) y no cobrar la falta sobre Mauro Boselli. El juez tuvo poco contacto visual con el apoyo del VAR, por lo que dejó la sensación que se dejó llevar más por lo que recibía del intercomunicador (Éber Aquino estuvo en el VAR).

Luqueño en su campo vuelve a sumar luego de dos caídas sucesivas que lo alejaron de la parte alta y se toma respiro con el promedio, dejando sensaciones de buen juego. A su vez al Ciclón le sirve de poco el empate, que lo frenó y lo relegó a la segunda línea de la clasificación.


Luqueño y Cerro Porteño igualaron 3-3 con momentos de buen fútbol en cada sector.

La polémica estuvo presente con una floja actuación del árbitro principal Derlis López.

22
juegos consecutivos son los que no le cobran un penal a Cerro. El último, en la fecha 1 del Clausura 2020.

3
goles registra Luis Cabral con la camiseta de Luqueño en 11 juegos. En Primera totaliza 32 anotaciones.

“Le compramos la pelea a Elizondo. Todo el pueblo cerrista debe de estar atento a estos bandidos (árbitros)”.
Ariel Martínez,
dirigente de Cerro.

Cabral valora el punto
El defensor de Luqueño, Luis Cabral, refirió acerca del empate ante Cerro: “Sabíamos el nivel del rival, fue un lindo partido, pero merecíamos más ante un equipo grande”.
Analizando la igualdad, el defensor argumentó: “No supimos mantener la ventaja, nos contó, pero lo importante es seguir sumando. Estoy contento por el esfuerzo de los muchachos y por haber colaborado con el grupo con dos anotaciones”.


Luis Cabral
El defensor aportó dos goles para Luqueño. Además cumplió una buena labor al momento de cortar el circuito azulgrana.

Cuestiones profundas
“Hay que ir a cuestiones muy profundas y estructurales, las preguntas hay que hacerlas a Elizondo (Horacio) y no a los entrenadores”, expuso Francisco Arce, entrenador de Cerro tras el empate ante Luqueño por 3-3.
El DT además refirió: “Asumimos el riesgo de buscar, siempre proponemos en cada partido. Este siempre es un reducto difícil para todos los equipos; este punto nos puede servir”.

Dejá tu comentario