Deportes

Aliento como en las gradas

 

A pesar de la sanción de Conmebol a Cerro Porteño de jugar sin público, el equipo azulgrana sintió el apoyo y el aliento de su gente el miércoles pasado.

Con el hashtag #ArdeElBarrio, la hinchada del Ciclón se conglomeró en barrio Obrero, copando la emblemática avenida Quinta, respetando la prohibición de no estar a menos de 250 metros del escenario deportivo. Alrededor de dos pantallas gigantes, los seguidores acudieron en un número importante, y al más fiel estilo de un banderazo, al compás de los bombos y desplegando banderas se encargaron de darle sonido a un estadio vacío. Los gritos que el viento se encargaba de trasladar al recinto, llegaban con segundos de atraso por cuestiones de la señal del partido. La sanción no amilanó a una hinchada que, emulando el lema de la emblemática afición del Liverpool You'll Never Walk Alone (Nunca caminarás solo) estuvo firme para sumar su granito de arena y hacer llegar su aliento.


La casa muy grande y vacía
Por primera vez en la historia del fútbol paraguayo, un partido internacional, del prestigio de la Copa Libertadores, se disputó a puertas cerradas, sin público en las gradas, el miércoles último.
La Nueva Olla quedó gigante, el barullo en el campo y ritmo cansino de juego (más en el primer tiempo) hasta daba la sensación de que se trataba de un simple juego de práctica.
Algún reproche entre compañeros, llamado de atención o indicación desde la banca de suplentes, daba a entender que buscaba cada uno de los protagonistas.
Las gradas estuvieron completamente vacías y la Conmebol se encargó de controlar cada sector. Los 70 acreditados fueron ubicados en los palcos, mientras que todos los periodistas (redactores, relatores, comentaristas y cronistas) fueron agrupados (y bien ubicados) en el sector de prensa.

Dejá tu comentario